El Siglo

¡Atención “Poderosos”¡…¿Por qué confunde al pueblo analfabeta?

Se afirma la premisa de que los poderosos mantienen a los pueblos con el velo que cubre la sabiduría, la reflexión, la conciencia y la libertad de pensar, de analizar, y de los perversos pensamientos de los grandes, de los opresores, de los dominantes y de los poderosos de siempre, oligarquías y aprendices de oligarcas que disfrutan el poder y la riqueza del pueblo silenciado y oprimido que se hunde en la extrema pobreza, desnutrición y analfabetismo.

Los poderosos que tiene en sus manos los hilos conductores que manejan la educación  alienante y de baja calidad, negando el derecho de tener cero alfabetismo; demostrado está, que siempre quieren tener al pueblo acondicionado a no salir del sub-desarrollo para mantener la elite de los poderosos  que juegan a ser los déspotas explotadores del pueblo, para ser beneficiados ostentando el poder por tiempo indefinido, y disfrutar los recursos del Estado.

Olvidan que Dios dotó al hombre la sabiduría, a través del sentido común, que le sirve para interpretar cuando le mienten y cuando los engañan, pero la sabiduría maquiavélica de los poderosos opresores, se impone para crear estereotipos y paradigmas de obediencia y hacer que el ciudadano cometa errores reiteradamente al emitir un sufragio programado para elegir a los mismos patrioteros, aprovechándose de la pobreza y el hambre, acondicionan al pueblo, a obedecer las ordenes que da el poder y la riqueza.

Paradójicamente se hacen bandos de poderosos que se atribuyen el derecho de dar directrices, provocando que el grupo de pensadores sea anulado, bloqueando a los académicos temerosos de caer en las garras de la corrupción, de empresarios que están de alguna manera salpicados de podredumbre, queriendo convertirse; políticos que han dejado en deuda la honradez, la honestidad, la decencia y los valores y sobre todo los mandatos divinos marcados en los mandamientos que principian con el no robarás, no levantar falsos, no mentir, no matar que a estas alturas tienen que hacer méritos para creer que se han arrepentido de sus maldades y conviertan en ciudadanos probos.

Los poderosos están en el juego de dividirse, haciendo valer sus intereses mezquinos, manejados por grupos más poderosos que polarizan sus intereses, creando fuerzas antagónicas para hacer mérito al nombre de GUATE–MALA; es momento de invertir en las nuevas generaraciones, creando programas eficientes para erradicar el analfabetismo, girar diametralmente el sistemas educativos para dar educación de calidad y formar el capital humano, para hacer de ellos, ciudadanos sabios y creadores que tengan la libertad de pensar y reinventar mejores condiciones de vida para todos.

La proliferación de grupúsculos de poder que son los menos, que se atribuyen ser representantes del pueblo, que con sus malsanos procederes edifican la nueva torre de Babel, en donde todos tienen como propósito dividir al pueblo, donde se tejen las telarañas de organizaciones perversas para seguir despilfarrando los recurso que el poder les da.  ¡Basta ya! Construyamos  a la GUATE BUENA. Se conoce a la saciedad las deficiencias de la elite de poderosos, el pueblo lo sabe de sobra, Vuélvanse buenos, conviértanse,.. y caminemos, para reencontrar la tierra prometida de la “Eterna primavera”.

.
.