Home > Columnas > Reiteradamente se revive el acto de Herodes a Pilato

Reiteradamente se revive el acto de Herodes a Pilato

///
Comments are Off

El acto bíblico que relata la escena de Herodes y Pilatos, cuando el poder romano vivió la sentencia de cristo, evadían la responsabilidad para tomar decisiones de sentenciar al verdadero rey del mundo.  Actualmente se repite el acto contra el pueblo y cada quien evade la responsabilidad de actuar en base a la ley repartiéndose tomar la decisión y juegan al acto de “lavarse las manos” de tal responsabilidad, pero si disfrutan las mieles del poder y las riquezas del reino y producto del trabajo del pueblo.

En esta época tan contradictoria y llena de problemas que se viven en la sociedad de nuestro país, en donde el sistema republicano permite elegir autoridades en los tres poderes del Estado, mediante distintos procedimientos, pero siempre con la intención de guardar el poder supremo que gozan dándole la facultad de disfrutar de protocolos y prebendas para vivir como reyes, que es el momento agradable de ostentar un cargo de esa envergadura y el otro lado de tener la responsabilidad de enmendar y corregir para no caer repetitivamente en los mismos acontecimientos y evitar tropezarse con la misma piedra debiendo sancionar y aplicar la ley que seguramente no gusta, entonces hacen el juego de lavarse las manos como Poncio Pilato.

Estos fenómenos se repiten en todos los ámbitos de la vida nacional, verbigracia en la infraestructura vial, caso ODEBRECH, donde se demandan acciones inmediatas del  Ministro como la autoridad toral del tema y que no asume su responsabilidad, argumentando que la ley de contrataciones no permite, y por otro lado no se logra sancionar a los culpables. En Salud, no se logra optimizar los servicios, argumentando que todo depende del Ministro de Finanzas, en Educación, no se logra la cobertura de maestros, de servicios, argumentando la falta de participación ciudadana; total que ninguno asume su responsabilidad en los acontecimientos nefastos y a nadie se sanciona por no cumplir con sus funciones, cumpliendo únicamente la presencia elegante en los actos protocolarios y diplomáticos.

Al hacer un inventario de eventos trágicos, sin duda que se debe de enumerar los más significativos, como el desastre del deslave del Cambray, en donde faltan sanciones y solución total del problema por el tiempo transcurrido, no se logra cerrar el caso y se olvidaron de los afectados, por lo que se puede concluir,  que los responsables han quedado en deuda. El desastre del Hogar Seguro, Virgen de la Asunción, donde murieron calcinadas  41 niñas, y el reciente acto trágico del transporte pesado, donde murieron siete ciudadanos, evidenciando, que en reiteradas ocasiones se repite, como cuando nos tropezamos con la misma piedra, dejando de cumplir con sus funciones y atribuciones, en donde se indilgan la responsabilidad, para castigar a los culpables.

Las autoridades competentes no aplican las leyes para beneficio de todos; soslayan su responsabilidad en los momentos difíciles y penurias de la vida ciudadana, descuidando la verdadera función  para la gobernanza de calidad para dirigir el Estado, pero sí, cumpliendo a cabalidad el lado agradable de representar a las instituciones, de tener salarios significativos (más bonos) y manejar los recursos del Estado. Pero…. ¡Los responsables de tomar decisiones no deben seguir jugando a “lavarse las manos” para no repetir el acto bíblico de Herodes y Pilato!

.
.