Home > Columnas > La Asamblea Nacional ¿Constituyente?

La Asamblea Nacional ¿Constituyente?

///
Comments are Off

¿Por qué la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de 1985 no actualizó, modernizó o dictó su propia Ley de Emisión del Pensamiento? ¿Por qué dicha Asamblea solo se limitó a aceptar, acoger o darle validez a la Ley de Emisión del Pensamiento, Decreto Número 9 de la Asamblea Constituyente de la República de Guatemala de 1965? La respuesta está en el Diario de Sesiones de la Comisión de los Treinta. Les cuento lo que descubrí.

.

Con motivo de discutir el tema de la Ley de Emisión del Pensamiento, se reunieron algunos diputados y algunos periodistas. El representante Carlos González Quezada mencionó que los diputados de la ANC tenían “la obligación de hacer cambios a la Ley Constitucional de Emisión del Pensamiento”. El periodista Gonzalo Marroquín Godoy le devolvió al representante González esta pregunta: “¿Están dispuestos ustedes [representantes de la Asamblea Nacional Constituyente] a reformar una ley que no está contemplada en la convocatoria?”.

A la interrogante, el representante García Bauer respondió que la ANC tenía un mandato únicamente para crear la Constitución, y que, por ende, no podían modificar la Ley de Emisión del Pensamiento. El representante González Quezada agregó que, ya que la convocatoria no contemplaba una reforma a la Ley de Emisión del Pensamiento, entonces la norma constitucional (lo que hoy es el artículo 35 de la Constitución) debía de ser “desarrolladista” (sic), pues debía entrar en materia para obligar a la próxima legislatura a hacer los cambios. O sea, que el artículo fuera guía para las futuras reformas a la Ley de Emisión del Pensamiento.

Buscándole respuesta a por qué no se había reformado la Ley de Emisión del Pensamiento en la Asamblea Nacional Constituyente, encontré datos que hoy me llevan a hacer algunas preguntas mucho más trascendentales. ¿Conocían los diputados de la ANC cuál es la verdadera naturaleza del Poder Constituyente? ¿De verdad creían en la ANC que estaban ligados a un Decreto-Ley de convocatoria dictado por un gobierno de facto? ¿No sabían los constituyentes que a su poder no se le podía oponer un poder constituido anterior? ¿Ignoraban que el Poder Constituyente solo está sujeto a los límites naturales de la recta razón?

.
.