El Siglo

La lengua materna en Guatemala

Se llama lengua materna porque es la primera lengua que se adquiere en compañía de mamá en el ámbito familiar y se caracteriza porque las mamás no utilizan manual didáctico que les señale los pasos a seguir para trasladar la lengua materna del hogar a las niñas y a los niños. Cada madre de manera espontánea, natural y afectiva le habla a los recién nacidos hasta que empiecen a utilizar la lengua materna para pedir respuestas a sus necesidades. Es admirable este rol de madre que hace mantener muchas lenguas maternas a la fecha tanto en Guatemala como en otras partes del mundo. Por esto es importante conservar las lenguas maternas del planeta por lo que la UNESCO decidió celebrar el Día Internacional de la Lengua Materna el 21 de febrero de cada año.

Guatemala cuenta con una riqueza en cuanto a lenguas maternas se refiere. Hay alrededor de 22 idiomas mayas todavía en uso, unas con alta población hablante, otras con poca población de hablantes pero están en uso en el ámbito familiar y en espacios oficiales como en algunas escuelas del nivel preprimario y primario. El Castellano es idioma materno para un porcentaje de la población guatemalteca, el idioma Garífuna es lengua materna para las familias garífunas y el idioma Xinka se encuentra con un proceso de fortalecimiento por parte de sus hablantes.

En ámbitos donde tiene vigencia una lengua materna se identifican algunos usos como la transmisión de los conocimientos utilizados en actividades como las prácticas que se refieren a valores como el respeto, la justicia, el saludo, el bien, el respeto a la vida de todos. Se usa lengua materna para el juego, la elaboración de comidas, el cultivo de diversidad de plantas, las prácticas que se refieren a la búsqueda de ingresos económicos para las familias, el tipo de relación que se debe tener con la trascendencia y con los demás seres vivos.  En fin, la lengua materna sirve para transmitir la cultura materna. Sirve también para admirar la naturaleza y la vida con palabras bellas, para reflexionar sobre el origen y fin de la vida y para darle significado a todo lo que está alrededor.

Las lenguas maternas se pueden morir por varias razones, por ejemplo por falta de uso en ámbitos ampliados como en las instituciones públicas y en las instituciones privadas. Se mueren las lenguas cuando mamá y papá ya no enseñan a sus hijas e hijos el uso de la lengua familiar. También ayuda a desplazar y eliminar las lenguas maternas el pensamiento y la práctica que tienen otros pueblos que tienen el control del poder sobre pueblos excluidos de las decisiones y el destino del presupuesto público.  Como ejemplo tenemos que en 1824 el Congreso de la República de Guatemala dispuso eliminar los idiomas de la población indígena, en los años 60 del siglo pasado se creó el Programa de Castellanización para la población indígena con el objetivo de que se aprendiera el Castellano con más facilidad y últimamente se tiene una apertura a la reflexión sobre lo que deber ser el tratamiento de los idiomas indígenas para su conservación y uso. Es claro que los idiomas indígenas pueden permanecer bajo responsabilidad de las familias, las organizaciones locales y a través de las políticas de uso por parte del Estado de Guatemala, por ejemplo a través de servicios públicos con presencia a nivel de comunidades locales.

Si las familias dejan de trasladar la lengua del hogar a las nuevas generaciones por diversidad de motivos, entonces estamos frente a una triste realidad que es el desplazamiento y muerte de varios de estos idiomas en el mediano y largo plazos.

.
.