El Siglo

Martin Luther King

En abril de 2018 se celebran los cincuenta años de la muerte de este líder norteamericano que al igual que su padre fueron pastores evangélicos y luchadores contra la discriminación y el racismo.  Su padre rechazó el racismo en una zapatería, al exigir el trato igualitario frente a los blancos. Este ejemplo siempre lo recordó y lo tomó como guía para sus luchas políticas y religiosas. Fue asesinado en abril del año 1968, antes de dar un discurso sobre la paz. Gandhi fue una de sus influencias más profundas en su pensamiento religioso, filosófico y político con el planteamiento de la paz.

En 1950 Martin Luther King, hizo un viaje a la India, de donde tomó la bandera de la paz como su consigna de lucha. Pero en su contexto norteamericano de dominación y discriminación hacia los negros y su cultura le agregó  los derechos civiles que son los que garantizan la capacidad del ciudadano para participar en la vida civil. Ejemplo de esto fue el boicot organizado por lo negros en el que King participó en Montgomery por el derecho a usar autobuses. Los negros reclamaban su derecho a entrar y salir por cualquier puerta al igual que los blancos, y no solo por la que les asignaban a ellos. King recibió una bomba en su casa tirada por miembros del Ku Kux Klan, pero los negros no respondieron. El boicot duró 381 días, la Corte de Justicia falló a favor de su demanda, pero el acuerdo no se cumplió.

De Gandhi tomó el término sánscrito que significa no violencia para sus campañas de protesta. Por medio de la no violencia pretendía acabar con el racismo y con el exterminio de los negros e indios. Y contra la segregación que se daba en los buses, cafeterías y restaurantes. Además en sus años de formación leyó el libro “La Desobediencia Civil” del autor  Henry David Thoreau. También se opuso a pagar los impuestos pues eran usados  por el Gobierno para financiar y mantener la desigualdad. Otro fenómeno que influyó en él se dio en el año 1945, cuando la señora Rosa Park, luego de una larga jornada de trabajo como costurera, iba rumbo a su casa en un bus. Y se negó a darle su asiento a un blanco, pues consideró que ella tenía derecho a viajar sentada igual que cualquier blanco. Rosa Park, años después, cuando murió, fue la segunda mujer en recibir honores en Washington, en su sepelio.

Estudió  teología en el norte en Pensilvania, no en el sur, en su querida Atlanta. Volvió al sur como pastor y como profesor en Alabama. Con su esposa Coretta vivieron en Boston. Ella era cantante y renunció a su carrera para apoyar a su esposo.

A pesar de que tenía en sueño como lo dijo en su discurso de vivir en un país de personas libres e iguales y en paz, sin divisiones y sin racismo. Esto aún no ha podido lograrse en el 2018, 50 años después de su muerte.

.
.