Home > Columnas > ¿Funcionarios Probos?

¿Funcionarios Probos?

///
Comments are Off

Hace dos días, comentando sobre la caída del crecimiento económico en Guatemala, me dijeron que lo que le pasa a Guatemala es que no hay funcionarios Probos.

Mi comentario fue que el crecimiento económico no se puede dar por hecho, aunque tengas funcionarios probos.  Hay gente muy buena, honesta, íntegra que tomaría medidas, con la mejor de las intenciones, pero con la peor de las consecuencias para mejorar el nivel de vida de los guatemaltecos.  No basta con ser probo, hay que entender economía para no cometer los errores que han llevado al fracaso las economías de otros países.

Por ello, más que buscar la probidad en un candidato, hay que cambiar el sistema y modificarlo de tal manera que quien llegue a puestos importantes tenga limitado su poder y no pueda hacer cualquier barbaridad por más buena que parezca.   Veamos el caso de los presidentes electos en Guatemala y en muchos países.  Hay un abanico de posibilidades, pero han ganado persona que saben hablar bien y que se han ganado la simpatía del electorado, no porque sean probos sino por su populismo y forma de hablar.   Incluso, la gente ha perdonado a candidatos que incluso se han jactado de haber matado a alguien, pero igual ha ganado una elección.    Uno no puede saber de antemano que un candidato es probo hasta que no tiene una condena por parte de un tribunal por algún acto impropio.

Lo que sí se puede hacer es poner candados a cada puesto importante del gobierno y garantizar la división de poderes para evitar abusos precisamente de poder contra la población.  La división de poderes garantiza los derechos individuales de los ciudadanos.  Evitar la política es muy difícil, pero minimizar la politización para que un organismo domine lo otro es vital.   Y pongo algunos ejemplos de cambios que creo que nos pueden ayudar a limitar el poder de los funcionarios principales de un país, así como garantizar la división de poderes y minimizar la corrupción.

En el tema de elección de jueces y magistrados tanto para la CSJ (Corte Suprema de Justicia) y la CC (Corte de Constitucionalidad) así como el Procurador General de la Nación, el Contralor General, etc…  La forma de minimizar la injerencia de un organismo en otro es que de la lista de candidatos calificados (podrían ser tres empresas de Recursos Humanos independientes que los evalúen y sólo si las tres dan el visto bueno ese candidato entra al listado de los elegibles), se elija por sorteo.  Si todos han sido considerados capaces para ser electos entonces no debe haber problema con ningún sorteo.   Obviamente se minimiza la politización del candidato.  Puede que el tema ideológico siga, pero no debería ser más importante que el profesionalismo de la persona.

Otras medidas importantes que considero urgentes es la revisión de sueldos, salarios y honorarios de cada uno de los funcionarios.  Hay mucha gente buena que no quiere participar porque llegar al gobierno a un puesto importante significa una pérdida importante en sus ingresos.  Créanlo o no.  Si se ajustan los sueldos y salarios a nivel competitivo y se elimina los gastos discrecionales que aún parecen quedar algunos, se evitarán muchos abusos.  La política de seguridad de los funcionarios debe revisarse pues hay mucho drenaje de recursos ahí (carros, gasolina, guardaespaldas, policías, etc…).  Pero esto es tema para otro artículo al igual que la competencia y descentralización de muchas actividades que hace el gobierno.

Más importante es la despolitización de las personas que dirigirán los diferentes organismos del Estado para que sean en verdad independientes entre sí y los principales puestos de control del mismo gobierno.

.
.