Home > Columnas > Tras la identificación y eliminación de la corrupción

Tras la identificación y eliminación de la corrupción

Es importante tener presente que la corrupción es una actividad que practican personas que tienen el poder, tienen un puesto en la administración pública o un gran negocio que permite realizar acciones que genera dinero de forma inaceptable para beneficio propio sin importar las condiciones de vida de quienes son destinatarios del presupuesto público. Quien practica corrupción, generalmente ocupa un puesto público, se enriquece en poco tiempo al tomar dinero en muchos casos público a través de sobrevaloración de obras, cobro de comisiones, apropiación de dinero y favores a cambio de efectivo. Si se vuelve común, la ciudadanía no tiene cómo defenderse de esta mala práctica que se extiende en las instituciones.
Los estudiosos consideran que hay corrupción cuando se hace uso inadecuado de información con que cuentan las instituciones, pago de sobornos para obtener ventajas o favores, el tráfico de influencias también para obtener favores, el nepotismo cuando se colocan familiares en puestos de la administración pública y la práctica de la impunidad en distintos ámbitos. La corrupción es un mal practicado por funcionarios con mucha preparación académica y por los que apenas leen y escriben.
Se conoce que la corrupción en el ámbito público desvía fondos de varias maneras que bien pueden servir para fomentar los servicios básicos de educación, salud y justicia que necesita la población con pocos recursos económicos. En muchos casos las instituciones que administran estos servicios se exponen a prácticas que propician apropiarse de los recursos económicos por parte de funcionarios y trabajadores. En este sentido, es necesario que la población se informe cómo se puede apoyar la disminución y eliminación de la corrupción puesto que hay leyes que señalan todas las prácticas corruptas y cómo se pueden evitar porque causan mucho daño a la vida política, económica y social de los pueblos.
Las causas que motivan la corrupción están la falta de educación, perfil poco definido para funcionarios públicos especialmente en el campo político, concentración del poder en una o unas personas, ciudadanía sin mecanismos de participación para velar por el buen uso de los recursos públicos, la falta de valores como la justicia y la democracia, control de los medios de comunicación a favor de funcionarios con prácticas corruptas, falta de acceso a la información pública y leyes que abordan la corrupción de manera poca profunda y fuera del conocimiento de la ciudadanía. El conocimiento de las leyes permite estar vigilantes de cualquier hecho que aprovecha el ejercicio del poder para el enriquecimiento ilícito.
Los efectos de la corrupción pueden ser entre otros disminución de la cobertura de los servicios públicos, desconfianza en las autoridades y funcionarios públicos, permanencia de la pobreza en la población, impunidad, desviación de la inversión por parte de instituciones públicas, desconfianza en el liderazgo local y nacional y el hecho de calificar a la política como algo negativo pero también por no contar con formación escolar y formación política.
En Guatemala se habla mucho de corrupción y hay personalidades que están siendo procesadas por acciones durante el ejercicio del poder solamente para enriquecerse una persona, sus amigos o sus familiares. Para contrarrestar la corrupción, los habitantes deben leer las leyes anticorrupción, practicar la auditoría por parte de los ciudadanos o de las organizaciones no gubernamentales y solicitar la información sobre obras públicas como parte de la transparencia.

.
.