Home > Actualidad > Las plazas de Hernández Mack que el MP no investigará

Las plazas de Hernández Mack que el MP no investigará

///
Comments are Off
Lucrecia Hernández Mack

El actual ministro de Salud Pública y Asistencia Social Carlos Soto, en la citación a la que asistió convocado por la bancada Movimiento Reformador dio a conocer que la exministra Lucrecia Hernández Mack asignó cuatro mil 846 plazas en esa entidad, mil eran de digitadores sin computadora y de acuerdo con Soto, los puestos tenían intenciones políticas. Por lo que este medio de comunicación elaboró una encuesta en Twitter para conocer la opinión de nuestros seguidores acerca de estas plazas y los resultados fueron los siguientes:

.

El 30% de los que respondieron al sondeo cree que las plazas fueron asignadas por motivos políticos, el 22% considera que funcionaron para un netcenters, el 34% apunta a que las plazas fueron para beneficiar a los amigos de Hernández Mack y solo el 14% de los votantes cree que los puestos eran necesarios para el funcionamiento del ministerio.

Al hacerse publica esta noticia por las redes sociales, Hernández Mack twitteó que todo esto es difamación, calumnia e injuria de netcenters, diputados y de un ministro sin finiquito, retándolos y cuestionándolos “¿Por qué tienen tanto miedo?”

Milián es conocida por se amiga de Hernández Mack.Facebook

Milián es conocida por se amiga de Hernández Mack.

El Siglo investigó en el portal Guatecompras algunas de las contrataciones de la exfuncionaria y los resultados fueron los siguientes: La contratación Briseida Milián Lemus, diseñadora gráfica y mejor amiga de la exministra en el puesto de asesora. Pero, ¿Quién es Briseida Milián Lemus?:

Graduada como diseñadora gráfica en la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac), fundadora y activista de Movimiento Somos GT, activista de #JusticiaYa, ha manifestado contra el Gobierno junto al Comité de Desarrollo Campesino (Codeca), es defensora en redes sociales de Lucrecia Hernández Mack, del Ministerio Público (MP) y Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). Fue beneficiada en 2016 con un contrato como asesora del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) por un valor de Q44 mil 32 y en 2017 con otro contrato de asesora en la misma entidad por Q139 mil 32 quetzales.

Haga click para ampliar la imagen.

Haga click para ampliar la imagen.

Además, por parte de la indagación de este medio en el portal Guatecompras, se localizó la contratación del abogado Gregorio José Saavedra Zepeda, que anteriormente tuvo contratos en el Fondo para la Vivienda (Fopavi).

Facebook

Gregorio Saavedra con al activista de derechos humanos Ana Elisa Samayoa.

Saavedra Zepeda es abogado y notario graduado de la Universidad Rafael Landívar (URL), fue gerente general de la asociación TECHO, en el Fopavi fue el encargado de reunir y negociar con Codeca y Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (CNOC) y para esto fue contratado por Q158 mil, en 2017 fue beneficiado con un contrato por asesoramiento en el MSPAS por Q418 mil. Es activista de #JusticiaYA y defensor de Hernández Mack en redes sociales.

Haga click para ampliar la imagen.

Al ser cuestionado en Twitter, por estos contratos, Saavedra respondió que no recibió todo el dinero de la cartera de Salud, pues renunció en agosto de 2017 casualmente con la salida de Hernández Mack, a la vez comentó que su trabajo en Fopavi era coordinar y hacer reuniones con Codeca y CNOC, entre otras asociaciones.

Mientras tanto, a pesar de lo revelado por el ministro Soto en el Congreso y en diferentes medios de comunicación, no hay claridad por parte del ente investigador de indagar acerca de las plazas que autorizó Lucrecia Hernández Mack, pues el convenio y la alianza entre el MP, CICIG, Contraloría General de Cuentas (CGC) y MSPAS para investigar casos de corrupción dentro del ministerio ya se venció y el ente internacional y el investigador no lo renovaron, por lo que la fiscal general Thelma Aldana envió esta carta dirigida al ministro Carlos Soto.

Haga click para ampliar la imagen.

.
.