Home > Columnas > Quince bienes de extinción vistos con ojos de educador

Quince bienes de extinción vistos con ojos de educador

///
Comments are Off

Inmuebles útiles para convertirlos en centros de capacitación de arte, agricultura, ciencia y tecnología que promuevan la investigación científica, Escuelas normales superiores y otros en Centros de Formación de líderes y ciudadanía, ambientalistas, centros deportivos de alto nivel e investigadores sobre la invención de estrategias para disminuir la desnutrición.

.

No tiene objeto arrendar o vender las propiedades que han sido expropiadas a personas implicadas en actos ilícitos, que ahora pertenecen al Estado y que están disponibles, según la ley de dominio; que, en un reportaje de actualidad del cinco de febrero, según el funcionario Oscar Conde, secretario de la SENABED, señala dificultades para hacer uso de los inmuebles recuperados por el Estado.

Estas propiedades, que fueron adquiridas con los recursos del pueblo, que fueron malversados en una cantidad significativa de millones de quetzales, que debieron invertirse en las flatulencias de los más vulnerables para mejorar sus condiciones de vida; fueron presa de la corrupción, y otros, utilizaron dinero sucio para construir palacetes que les permitiera vivir como reyes, los cuales fueron descubiertos por investigaciones oportunas que realizó la CICIG y el MP para que la SENABED, los rescatara y pasaran a ser propiedad del Estado. Buena oportunidad para ser aprovechados para buscar la excelencia educativa.

¿Por qué preocuparse que no hay quien compre estas propiedades? Señalando ahora la preocupación de no contar con la base legal para hacerlo, argumentando, además, que existe temor por represalias que tomen estas organizaciones perversas y con temor al peligro que se corre porque no saben de la maldad de los seudo-dueños, si la necesidad esta plantada en educación; es fácil deducir que esos inmuebles están a la medida para utilizarse como centros de formación del capital humano, que tiene como reto cambiar la historia nefasta por la que se atraviesa.

La influencia mediática señala hasta la saciedad la necesidad de inmuebles que tiene el MINISTERIO DE EDUCACIÓN para atender la población de jóvenes, con la finalidad de formarlos académicamente para que sirvan a la nación, para aprovechar al máximo los recursos naturales, resolver los problemas y atender las demandas de la ciudadanía.

Es el momento de invitar a conversatorios, mesas de discusión, consulta a expertos en el campo de la educación, a filósofos, sociólogos, antropólogos pedagogos, científicos, académicos, con principios patrióticos que dediquen su tiempo para crear modelos educativos de trascendencia que permitan adecuar esos palacetes construidos para que habitaran los genios del mal, cambiándolos para que habiten los genios del bien, adaptándolos adecuadamente en centros educativos de formación, para preparar hombres sabios, emulando a la potencialidad de sabiduría maya que aún respiramos los guatemaltecos.

¡Atención funcionarios del poder ejecutivo, judicial y legislativo, Ministro de Educación, organizaciones magisteriales, académicos y otras instituciones! Todos reconocen que “la Educación es prioridad uno, para lograr el desarrollo” Este es el momento de concretar esa verborrea y tomar acciones que materialicen ese discurso; convirtiendo esas mansiones, en sitios en donde se prepare la generación que tenga la tarea de reinventar al Estado para hacer de Guatemala, la patria que soñamos.

.
.