Home > Columnas > Una visita a Monte Rico

Una visita a Monte Rico

Para combatir el frío y superar la gripe hicimos una visita a Monte Rico el fin de semana pasado. El camino para llegar desde carretera a El Salvador es largo, pero muy refrescante por la entrada a Monte Rico. Esta es diversa, tiene una gran cantidad de casas y casitas de veraneo, parece una zona de turistas que recién empieza a despegar como tantas otras de América Latina. Lo que llama la atención es como construyen las casas. Tiene una arquitectura singular, pues los techos son de paja bellamente tejidos. Algunas casas tienen jardines cuidados con gran variedad de plantas y flores. La particularidad de la arquitectura es muy agradable, las casas y casitas tienen un tipo de diseño rectangular, están pintadas de blanco y de otros colores, ubicadas en el centro de la propiedad con un jardín al frente.
La actividad económica que se observa es muy movida y de gran importancia. Es realizada por los vecinos del lugar. La venta de frutas de la época como es la diversidad de marañones en estos meses de verano y la de todo el año como son los cocos fríos. Las ventas de tortillas como en el resto del país. La producción de queso. Ventas de ropa de verano y playa traída de fuera. Llama la atención la gran cantidad de hoteles y restaurantes que hay a lo largo de la playa. Algunos son muy nuevos. Se observa una creciente cantidad de turistas extranjeros y nacionales. La playa es muy larga, el mar tiene un fuerte oleaje que permite una visibilidad maravillosa por su color azul, pero no invita a meterse, pues tiene un fuerte oleaje, que puede ayudarnos, con su ruido arrullador a hacer terapia, si es que estamos cansados del trabajo físico o intelectual.
Toda la anterior descripción es lo positivo, la crítica que se impone es la gran cantidad de basura por casi toda la zona. No hay basureros en ninguna parte. Es importante programar e implementar un proyecto de recolección de basura lo más rápido posible. Esto mejoraría cualitativamente el panorama. Es responsabilidad de los alcaldes con la participación de los vecinos. Realizar campañas de educación ambiental en las escuelas para fortalecer la conciencia ambiental de los escolares y ejecutar programas con prácticas de limpieza y recolección de basura permanentemente.
Si se lleva a cabo la propuesta anterior los resultados serían inmediatos. La sostenibilidad tendría que ser parte de este proyecto ambiental. Con esto se garantizaría la internacionalización de Monte Rico como un destino turístico guatemalteco y Centro Americano por la cantidad y calidad de recursos naturales con que cuenta. Se impondría como una buena práctica a ser seguida por otros lugares y por otros alcaldes para la atracción turística. Y haría del turismo una actividad económica a nivel nacional de gran importancia como lo han hecho países como España que, además de ser uno los mayores captadores de turistas del mundo es el mayor productor y exportador de frutas y verduras. Este es un buen ejemplo para Guatemala.

.
.