El Siglo

Inflación creciente

Durante los últimos cuatro años hemos tenido una inflación creciente en Guatemala.   Algo está pasando.  El año pasado terminamos con una tasa de inflación del 5.68% lo que es altísima e inaceptable.  La tasa de 2016 fue 4.23%, la de 2015 fue 3.07 y la de 2014 fue 2.955).   A primera vista, una inflación de casi el 6% significa que en 2017 el Quetzal perdió un 6% de su valor, de su poder adquisitivo, es decir, que este año podemos comprar un 6% menos que lo que podíamos comprar en 2017 con cada Quetzal.

La inflación es el peor de los impuestos que destruye la riqueza de las personas.  De hecho, afecta principalmente a los más pobres que apenas pueden tener algunos centavos y viven al día o a aquellos asalariados que tienen algún ahorro en quetzales en su cuenta bancaria.  Esos ahorros son destruidos por la inflación.  Pero la inflación no sólo afecta al más pobre y destruye los ahorros, sino que distorsiona la economía ya que no a todos les afecta por igual y algunos bienes y servicios sufren de primero mientras que otros de último.  Con inflación, quien debe dinero en quetzales terminará pagando un capital que vale menos que cuando lo recibió y a quien le deben pagar habrá notado que ahora, ese dinero vale menos también.  Gana el deudor a costa del acreedor.

La inflación del Quetzal es en realidad el exceso de dinero que emite el Banco de Guatemala en relación a la demanda de esos quetzales.  Es imposible medir la demanda del quetzal.  Esta no es la definición de inflación que la mayoría de gente y economistas utilizan.  La más popular que se conoce es el aumento generalizado y sostenido de los precios.  Y por esta última definición, que adolece de medir sólo uno de los efectos de la inflación y no la verdadera causa, es que se mide la inflación a través de las variaciones de un índice que se conoce como el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

El Banco de Guatemala está usando un IPC que tiene un enorme error en algún lado, en especial a la hora de medir los precios de ciertos alimentos.  El IPC es generado por el INE (Instituto Nacional de Estadística) que persevera en el error de ese importante instrumento pese a que ya se les ha indicado que existe ese error.  Esto hace que el dato de inflación que ha sido proporcionado por el Banguat (Banco de Guatemala) no sea creíble.  Es posible que el verdadero dato sea un 2% menor que el que ellos han indicado.  Lo mismo para los años anteriores.  Sea como sea, es un tema pendiente que tiene que resolver el INE y el Banguat para volver a generar confianza en este indicador de precios.  A pesar de esto, la tendencia inflacionaria es preocupante.  La tendencia no se afecta por este error dado que todos los años analizados lo ha tenido.  ¿Por qué está subiendo la inflación?

La inflación está en pleno ascenso por las políticas monetarias y cambiaras del Banguat.  El Banguat está comprando dólares porque considera que hay que sostener el tipo de cambio.  Mantener artificialmente depreciado el Quetzal es una política insostenible que va a causar serios problemas inflacionarios por las presiones de las emisiones monetarias que causa la compra de dólares.  Los ajustes de tipo de cambio en un mercado libre son mucho más rápidos y certeros que los de un tipo de cambio administrado y dirigido como el que tenemos actualmente.

El Banguat está perdiendo su confiabilidad.  Lo técnico está siendo usado para lo político.  Es una pena.  De seguir así, crearemos otra vez una bomba monetaria que nos va a costar mucho a los guatemaltecos y seguiremos con inflaciones crecientes destruyendo el valor del Quetzal.

.
.