Home > Columnas > El pilar de la libertad

El pilar de la libertad

El ser humano siempre se ve motivado por grandes retos o incalificables dudas para ponerse en movimiento. En los tiempos actuales, en que los principios y valores parecen abandonarse, para cumplir una rutina diaria que nos permita tener ingresos, para pagar el consumo innecesario y abandonarnos en las vías hacia el precipicio, es importante tratar de enmendarnos.

.

A.G. Sulzberger, director del New York Times, funge como Shamán maya, mantis griego o profeta de diversas culturas. En su editorial del 3 de enero nos pone en alerta de grandes retos del pensamiento actual.

Vivimos en tiempos de profunda agitación tecnológica, económica y social, que alteran forma profunda los grandes problemas de la sociedad. Se ha puesto en duda los grandes supuestos que rigen la sociedad: el valor de la creación y la vida de todas las especies del planeta, la importancia de la democracia para resolver los grandes conflictos humanos, la integridad de los valores éticos para dirigir los hechos públicos, la dignidad de los puestos públicos, la existencia de una prensa limpia y comprometida con la verdad, el impacto de la ciencia en la manipulación genética que puede cambiar el comportamiento humano.

La gente, el pueblo, no entiende la profundidad del cambio, y se encuentra confundida por políticas polarizadas, juegos informáticos en donde la vida y la creación no tienen valor, fomento del terrorismo sin orientaciones, una prensa partidista, grupos corporativos que se apoderan de segmentos del gobierno para sus propios intereses y que se desinforma a la gente a través de redes sociales.

Necesitamos volver a una visión basada en la construcción de una sociedad basada en la búsqueda del bienestar equitativo, de todos y cada uno de los miembros de la sociedad, así como anteponer la protección del ambiente y el resto de las especies al consumo sin sentido de los seres humanos. Necesitamos una estrategia que permita llenar nuestras necesidades sin destruir la vida del resto de seres que comparten con nosotros el planeta, que también es de ellos.

Para Sulzberger tenemos que estudiar y opinar con imparcialidad, sin miedo ni favoritismos, sin importar los partidos, grupos de interés ni ideologías. Para salvar al planeta y a sociedad tenemos que generar una discusión abierta de todos los matices de opinión.

Para los que nos atrevemos a dar nuestra opinión públicamente, hay que retomar los grandes retos del periodismo, tenemos que expresar una visión independiente, valiente y confiable. Especialmente para los que confiamos en que el periodismo es una de las bases fundamentales de una sociedad progresista.

A muchos les cuesta comprender la razón por la cual la libertad de expresión y prensa son pilares de la sociedad. Algunos viven un capitalismo feudal, creen que hay que explotar todo y a todos sin razón.

Los que confiamos en la capacidad humana de comprender que somos una parte minúscula de la creación, un pequeño átomo en el mundo, y que estamos obligados a preservar la vida del resto de especies animales y vegetales, en conjunción contradictoria con nuestros deseos de vivir mejor, tenemos un gran reto frente a nosotros, el reto de preservar la vida.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.