El Siglo

La dictadura del políticamente correcto

Resulta que los promotores de las ideas políticamente correctas que buscan tolerancia y supuestamente respeto mutuo entre quienes tienen ideas distintas, son los primeros en recurrir a la violencia y a la intimidación de todo tipo cuando se confrontan con alguien de ideas conservadoras. Reportan las noticias estadounidenses que en los campus de las universidades más prestigiosas (Harvard, Princeton, Berkley, etc) los conservadores están siendo atacados físicamente, sufriendo agresiones de parte de sus compañeros universitarios pro políticamente correcto, y son los catedráticos quienes están detrás de esto azuzando los ánimos y amenazando con malas calificaciones a quienes expresan ideas conservadoras. Que alguien me diga que eso está correcto. Quiero ver quien se atreve a defender semejante abuso.

Padres conservadores que mandan a sus hijos a educarse a esas prestigiosas instituciones pilares del conocimiento, prepárense para la lavad de cerebro que le darán a sus hijos, y si tienen la tranquilidad de saber que las convicciones de sus hijos son tan firmes, prepárense y prepárenlos para ser atacados, humillados y abusados por sus compañeros y catedráticos. Así de simple.

Entre los medios que promueven las ideas políticamente correctas, hasta las instituciones educativas y los líderes políticos, todos los que no la pensamos así debiéramos morir o en el caso de Guatemala, ir a Mariscal Zavala o a Matamoros. No me da la impresión que sean muy tolerantes ni respetuosos que digamos.

Y ¿qué es ser políticamente correcto? Es apoyar los transgénero, el matrimonio entre homosexuales, los baños mixtos, el aborto, la inmigración ilegal, lo gratis para todos los que tienen menos, quitarle a los que tienen más para repartirlo entre los que tienen menos, cerrar minas-hidroeléctricas-plantaciones-fábricas (en el caso de Guatemala), muerte a Israel, son anti policía y anti ejército, más impuestos (pero insisto más cosas gratis), entre otras brillantes ideas similares. Ven al desquiciado premier de Corea del Norte, al Che y a Chavez como héroes, y creen que como se vive en Corea del Norte y en Venezuela es lo ideal.

Lo divertido del rollo es que todo eso que promueven es ajeno a ellos, porque no veo éxodos de gente migrando hacia Corea del Norte o Venezuela. Los más extremistas se han ido a Medio Oriente o Afganistán a indoctrinar en el Islam y se han vuelto terroristas. Los menos violentos en apariencia, se dedican a promover manifestaciones contra todo lo que huele a prosperidad, no entienden que el trabajo digno es un derecho de todos, olvidan que sin productividad no hay impuestos, y sin impuestos no hay nada gratis. Quieren protección pero no policías.

El políticamente correcto es para mí, la corriente de pensamiento más carente de lógica y sentido común que el ser humano haya creado. Es más ilógica que el anarquismo, y si bien no pareciera tan extrema, vemos claramente que en realidad si lo es. Es hora que los políticos se amarren los pantalones, espero que el nuevo Congreso lo haga, y apoye leyes y medidas que fortalezcan a la sociedad, a la familia, a la libertad individual y a la certeza jurídica porque sin eso, este cáncer del políticamente correcto terminará por destruirnos.

Y si no me creen piensen un momento, si la familia es la base de la sociedad, y la familia es destruida, ¿qué le estamos haciendo a la sociedad?

.
.