Home > Columnas > Los límites de la libertad de expresión

Los límites de la libertad de expresión

///
Comments are Off

En una sociedad democrática civilizada ningún derecho se erige de manera absoluta. El derecho a la libertad de expresión, a pesar de que se ha entendido como una de las piedras angulares de la sociedad democrática y como uno de los elementos imprescindibles para el desarrollo integral de la persona, tiene límites.

.

La libertad de expresión puede sujetarse a ciertas limitaciones cuando nos hallamos frente a la necesidad de preservar otros derechos, valores e intereses constitucionalmente protegidos. Dichas limitaciones se encuentran sujetas a ciertos requisitos, los cuales deben concurrir para que ellas se consideren válidas. Los requisitos imprescindibles varían, dependiendo del sistema jurídico en el que nos hallemos. Veamos.

En Europa, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos obliga a que las restricciones cumplan los siguientes requisitos: i) que la injerencia en el derecho esté prevista por la ley; ii) que la limitación esté justificada en la consecución de alguno de estos fines: seguridad nacional, integridad territorial o seguridad pública, defensa del orden y prevención del delito, protección de la salud o la moral, la protección de la reputación o de los derechos ajenos, impedir la divulgación de informaciones confidenciales o para garantizar la autoridad y la imparcialidad del organismo judicial; y iii) que la restricción sea necesaria dentro de una sociedad democrática.

Por su parte, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha determinado que las restricciones que los Estados pueden imponer a este derecho deben: i) estar expresamente fijadas por la ley; y ii) responder a cualquiera de los siguientes objetivos: asegurar el respeto a los derechos o a la reputación de los demás, la protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o moral públicas, espectáculos públicos con el exclusivo objeto de regular el acceso a ellos para la protección de la moral de la infancia y la adolescencia.

Resulta importante recordar que los límites de la crítica permitida son más amplios cuando la misma es en relación a un político, pues se sobreentiende que el político se expone, inevitable y deliberadamente, a una fiscalización atenta de sus actos y gestos. Es por ello que el político tiene que mostrarse más tolerante ante la crítica.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.