Home > Columnas > ¿Cómo elegir nuevo presidente?

¿Cómo elegir nuevo presidente?

“De mi país y mi familia poco tengo que decir. Un trato injusto y el andar de los años me arrancaron del uno y me alejaron de la otra”. Así comienza el Manuscrito hallado en una botella, contado por Edgar Allan Poe. Yo no puedo decir lo mismo. Solamente quiero exponer mis esperanzas por una Guatemala próspera, democrática y ejemplar en su desempeño para los hermanos de América latina.

Como diría Oprah Winfrey, navegamos por tiempos complicados. Emergen en el horizonte riesgos para la supervivencia de la vida en el planeta, y cuando menos, riesgos que prometen desvirtuar la libertad y soberanía de los pueblos, para someterlos, nuevamente, a las decisiones desquiciadas de las superpotencias que disfrutan con disputarse el poder en el planeta. Pero, más importante, surgen los retos de cómo enfrentar el cambio climático que parece trastornar los sistemas ecológicos y parecen hundir a la sociedad en una zona oscura y llena de peligros.

Los seres humanos superan a los dioses en la capacidad adquirida de controlar la genética de todos los seres vivos. Ya cambiamos la existencia de casi todos los mamíferos, ahora le toca el turno a los sapiens. Las modificaciones genéticas tenderán a generar ideologías extremistas de limpieza étnica. Se tratará de crear al humano perfecto. No por su inteligencia, sabiduría y respeto al resto de seres vivientes. Sino se cambiarán su piel, sus ojos y su presencia.

En momentos así es cuando podemos descubrir el futuro de un país. Cuando sabe desplegar las velas de la confianza, reconstruyendo la democracia, la sociedad equitativa y eficiente, la honradez de las instituciones de gobierno y el respeto absoluto a la vida y dignidad de todos los seres de la creación.

La libertad de expresión, la libertad de prensa, el respeto absoluto a la dignidad del individuo, el reconocimiento de que los humanos no somos un ser especial, sino un ser que tiene que respetar la creación y todos los animales y plantas que son sagrados en sí mismos. La libertad de cada persona por tener dignidad, la libertad de expresarse frente a los órganos del poder, la libertad de prensa que permita compartir toda la información sobre lo positivo y lo negativo de los gobernantes es la fuente de una sociedad progresista y liberadora.

A.G.Sulzberger, junto con Oprah nos ponen en alerta: existen una gran variedad de poderes, militares, financieros, contaminantes, liquidez excesiva en manos narcotraficantes, funcionarios corruptos y entes nacionales ineficientes, nos arrastran al desastre. Ya es hora que el pueblo, en forma pacífica, democrática y responsable retome la senda de un proyecto nacional de desarrollo equitativo y transparente.

Sí la campaña electoral ya está en camino. El papel de los analistas es ayudar a la gente a entender los principales factores en juego e invitar a todos a involucrarse intensamente. Tenemos que debatir abiertamente, y sobre todo respetar sinceramente el derecho de todos a opinar en forma diferente a la que opinamos nosotros mismos.

Guatemala necesita reconstruir su estrategia nacional de desarrollo. Para ser una sociedad más equitativa, más próspera, más respetuosa de la naturaleza. No debemos sacrificar nuestros sueños y ambiciones. Al escoger la nueva dirección nacional tiene que basarse en proyectos reales y posibles de generar educación, expectativas de vida largas, trabajo y supervivencia de todo nuestro entorno.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.