Home > Columnas > Guatemala 2018

Guatemala 2018

Cada habitante de este país espera en este nuevo año tener logros y resultados que le permitan mejorar sus capacidades materiales individuales y familiares. Esto es importante, pero lo prioritario es la continuación y el fortalecimiento de reglas legales claras que garanticen  una plena convivencia social a partir del trabajo que están haciendo las autoridades del poder judicial con el propósito de mayor seguridad  para la mejor convivencia social que se traduzca en el fortalecimiento de los derechos humanos. Este es un primer paso en la dirección correcta a fin de  asegurar la sobrevivencia de esta sociedad, en el sentido de  resolver los conflictos que se vienen generando desde décadas atrás y que  permita a este país, lograr con paso firme la modernidad económica y social. Son escasos los resultados  exhibidos sobre igualdad económica y social; las políticas de empleo y salario digno son débiles; los programas de vivienda digna y barata no se ponen en marcha. La política de soberanía alimentaria del Estado no se ve venir, y, así sucesivamente.

.

Los programas de los partidos políticos tienen que ir en esta dirección si quieren obtener el apoyo y el voto de la mayoría de los ciudadanos en las próximas elecciones, haciendo creíbles y realizables sus propuestas. El gobierno actual debe de mostrar algún resultado de impacto que posibilite creer en él y en la democracia. Se debe de avanzar en la superación del acendrado individualismo y articular un sentido de lo colectivo, del bien común, en el cual se privilegie la dignidad de la persona humana. Debemos de dar los pasos para trascender la pobreza y nuestro atraso en múltiples aspectos.

¿Cómo dar ese salto? Las posibilidades de superar este bache pareciera que cada vez se debilitan más ante las tendencias y expresiones de políticos como el actual mandatario de los Estados Unidos. Se imponen los intereses específicos de grupos económicos de países como ése, que solo quieren su enriquecimiento a cualquier precio. La coyuntura internacional es tan negativa como la nacional.  Pero también hay que tomar en cuenta voces como la del Papa Francisco y la de políticas como Angela Merkel en Alemania, que abogan por la vía de un Estado social fuerte y democracias ciudadanas inclusivas que apoyan la migración en sus países. Esta es la ruta a tomar y a ampliar en Guatemala. Algunas organizaciones sociales y políticas  tienden hacia este ideal.

En América Latina se dan avances en esta dirección que tenemos que tomar como ejemplos. La salida más segura y estable es el desarrollo armonioso de lo público y de lo privado. Para ello hay que desarrollar condiciones materiales para que ambas vías se den y coexistan. Esto hace necesario enfrentar las fuertes tendencias de la privatización de servicios como la salud, la educación, las energías entre otras. Y es aquí donde tenemos que colaborar cada uno de nosotros. Ser parte del todo. Es la consigna a seguir, no ser el más rico o fuerte utilizando medios inadecuados. Es esta una gran tarea en la que todos podemos participar, aportar ideas, acciones y experiencias.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.