Home > Columnas > El crecimiento del país se estancó

El crecimiento del país se estancó

///
Comments are Off

Terminamos el 2017 con un crecimiento alrededor del 2.8% del PIB en términos reales.  Hay quienes estiman que esta cifra todavía está sobrestimada.  Para un país pobre, en vías de crecimiento por no decir subdesarrollado por no ser políticamente correcto, este crecimiento es muy malo.

Lo positivo es que se creció, aunque mediocremente.  Al hacer el cálculo del crecimiento per cápita nos damos cuenta que apenas crecimos un 0.8% aproximadamente.  Nos tomaría casi 100 año duplicar el PIB per cápita que tenemos actualmente a este ritmo de crecimiento.  Este crecimiento es heroico tomando en cuenta que todo lo que hizo el gobierno el año pasado fue, aunque esa no fuera su intención, frenarlo.  Si el gobierno no cambia su actuación podríamos hasta decrecer.

El gobierno con su inacción de aprobar permisos y licencias (que no deberían existir) para que quienes crean riqueza puedan seguir creciendo ha frenado el crecimiento económico de una manera espantosa.  Las Cortes de Justicia y Constitucionalidad han ahuyentando la inversión extranjera, tanto así que la misma se redujo en relación al período 2014-2015 en un 40%.   Esto es muy grave ya que el efecto de esta reducción en inversión se verá en el mediano y largo plazo con menor crecimiento aún del que traíamos.  La inversión de capital, es decir, de máquinas y herramientas que incrementen la productividad, significa más fábricas y empresas que generan riqueza y oportunidades para todos los guatemaltecos mejorando así su nivel de vida.

Lo ideal sería crecer a un 10% per cápita en términos reales.  Esto haría que cada 8 años duplicáramos el PIB per cápita y sería la única forma de lograr que en menos tiempo los guatemaltecos mejoren su nivel de vida sustancialmente.  Se generarían tantas oportunidades en el país que la inmigración hacia el vecino del norte se reduciría notablemente.  ¿Por qué nos cuesta entender que sólo con un gran crecimiento económico lograremos un mayor bienestar en la población?

Ciertamente hay quienes desde sus ideologías redistribucioncitas privilegian la redistribución al crecimiento económico, pero no son realistas.  No dicen cómo mejorar el nivel de vida de las personas ya que al insistir en reducir las desigualdades por la vía de mayores impuestos y regulaciones frenan el crecimiento económico y disminuyen las oportunidades para que los más pobres puedan mejorar su nivel de vida.   No es realista esta posición.

Hay quienes me dicen que, si adoptamos una forma agresiva de crecimiento económico como eliminar aduanas, simplificar el sistema tributario facilitando el pago y eliminando algunos impuestos y bajando tasas, desregulando, eliminando permisos y licencias, reduciendo el tamaño del gobierno, etc…  entonces tendremos en el corto plazo, es decir, ahora mismo mucha gente que estaría en problemas.  Yo les he dicho que nadie dijo que esto sería fácil, que lo que tenemos ahora es precisamente el fruto de un sistema redistributivo que no funciona.  Que, si seguimos con este sistema, que es la alternativa al que deberíamos adoptar, en 40 o 50 años estaríamos igual.  Pero si adoptamos el cambio más agresivo de desregulación e implicación tributaria, así como la eliminación de aduanas, permisos y licencias, en 40 o 50 años Guatemala podría ser un país desarrollado.  Y la gente comenzará rápidamente a ver cómo se incrementan sus posibilidades de mejora de nivel de vida.  No lo tienen ahora con el sistema actual.

Si adoptamos un sistema de mayor libertad individual y respeto a los derechos individuales de la vida, la libertad y la propiedad, Guatemala se convertiría en un país desarrollado en pocos años.

 

TEXTO PARA COLUMNISTA
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com