El Siglo

Acerca del traslado

Guatemala se sumó  a la decisión del presidente Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y de trasladar también allí su embajada. Estados Unidos aplaudió  la decisión de Guatemala de trasladar su embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, sumándose a lo resuelto por el presidente estadounidense, Donald Trump. “Aplaudimos la decisión histórica del presidente Jimmy Morales y el Gobierno de Guatemala de trasladar su embajada en Israel a la ciudad de Jerusalén”, dijo en su cuenta oficial de Twitter la embajada estadounidense en Guatemala.

Es importante ponernos en el contexto político actual para entender el apoyo incondicional del gobierno de Guatemala a los EE. UU., siempre ha existido una  influencia política  directa  de Estados Unidos en el país para bien o para mal y siempre hemos protegido los intereses de la gran potencia realidad histórica innegable, ya que cuanto  más cerca geográficamente se está de los EE. UU., más fuerte es  la presión política que estos ejercen; eso me trae a la memoria  algo que  dejo muy claro el Presidente Obama en sus discursos, dijo “En el mundo de hoy, estamos menos amenazados por los Imperios del Mal, y más por los Estados fallidos. Depende de nosotros, los Estados Unidos de América, contribuir a rehacer ese sistema”.  Igualmente indicó que las grandes decisiones del mundo se toman en Estados Unidos y señaló que el triángulo norte de Centroamérica está dentro de las cinco prioridades de Estados Unidos a nivel mundial, estas fueron  decisiones políticas que no cambiaron con la llegada a la Presidencia de los EE. UU. del  señor Trump, solamente se reafirmaron.

Ante los últimos  acontecimientos políticos sucedidos en el país, en que la embajada norteamericana ha jugado un papel muy activo en los asuntos internos del país especialmente durante el gobierno de Obama y del embajador Robinson en Guatemala, algunos analistas  afirman que efectivamente como país, estamos intervenidos, y agregan que en reuniones del “Grupo de los 13”, que son los grandes cooperantes, nos mencionan y nos recalcan “se tienen que acostumbrar, son un país intervenido”. Ellos los EE. UU. conducen el país, enfatizan.

En los EE. UU. residen millones de guatemaltecos  que se han convertido en una fuerza laboral legal e ilegal  y que solamente este año están enviando remesas a  Guatemala por más de 8 mil millardos de dólares  que son vitales para respaldar el Presupuesto General de la Nación, y es debido a estas remesas que la economía del país no ha colapsado.

Los países Árabes compran el equivalente a 269.4 millones de dólares en cardamomo que es el equivalente al (2.9%) del total de las exportaciones de las cuales los EE. UU. nos compran el equivalente a US$10,527.2 millones, una razón económica de peso suficiente para tomar una medida de apoyo político a la decisión del Presidente Trump de trasladar su embajada.

Así que, si lo queremos ver crudamente práctico, el Presidente Morales no tenía muchas opciones y políticamente eligió apoyar la decisión de los EE. UU.,  ¿Cuáles son los beneficios que podría tener el país? Sin lugar a dudas los tendremos e imagino que los funcionarios de finanzas y economía hicieron sus proyecciones y pudieron ver la rentabilidad de esta medida, además tener claro que Guatemala es parte del área de influencia de los norteamericanos, que de las decisiones de ellos depende que  nuestras exportaciones pueden crecer aún más, que tengamos opción de  negociar ayuda económica para programas específicos especialmente en materia de seguridad y justicia y de buscar mejores prerrogativas para  más de un millón de migrantes en los EE. UU. a los cuales debemos de proteger, al final esa fue la decisión del Presidente Morales en materia de política internacional y ya no hay marcha atrás.

GUATEMALA NECESITA DE SUS MEJORES HOMBRES Y MUJERES  PARA RESCATARLA.

.
.