El Siglo

Crisis hospitalaria, una historia sin fin

Por: Francisco Escobar

Cada día la crisis hospitalaria se agudiza más en el país, sin que las autoridades de la cartera de Salud, puedan hacer esfuerzos para erradicarla.

Los pacientes que día a día,  asisten a los hospitales públicos y continúan comprando sus propios medicamentos, pagando exámenes que deberían realizarse como parte de los servicios en los hospitales, es una situación persistente que evidencia las carencias en el sistema de Salud.

Para el 2017, el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), contó con un techo presupuestario de Q6 mil 819 millones de quetzales, los cuales tenían ciertos rubros poco claros para su ejecución. El proyecto que se presentó ante el Legislativo, tenía una proyección de crecimiento del 23.27%, equivalente a Q1 mil 287 millones más, de lo que fue asignado en el año 2016. En la propuesta presupuestaria se dio prioridad al área administrativa, mientras que  para inversión en servicios hospitalarios solo se destinó el 2.96%.

La crisis se ha apoderado de los dos hospitales más grandes de la ciudad capital, y ahora afecta también a los nacionales que funcionan en los departamentos. Hace unos meses, el área de lavandería del Hospital Nacional de Mazatenango estaba en total abandono debido a que las autoridades del centro asistencial no velaron por el mantenimiento debido a las maquinas. Al respecto las autoridades de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), comprobaron que el personal carecía de un ambiente laboral adecuado. El auxiliar de la PDH, Francisco García Morales, afirmó con asombro que “No puede ser que este lugar tan importante se encuentre en un estado de calamidad, el drenaje está a la intemperie y el mal olor se expele por todo el sector y de las cuatro lavadoras  solo una funciona”.

El representante de la PDH resaltó  que el techo del hospital es de lámina y están a una altura demasiado baja, ello genera aumento del calor, lo cual hace insoportable la estadía de cualquier ser humano. “Aún así los empleados públicos del nosocomio deben soportarlo por la necesidad del empleo”, dijo Morales.

TEMOR POR EPIDEMIA

La representante del Sindicato de Trabajadores del Hospital de Mazatenango, Doris Meza, denunció que ante la precariedad del lugar, temen sufrir una epidemia, debido a la alta contaminación en el área de lavandería. Por su parte,  el director del hospital mencionado, Luis Leonel Javalois Bolaños, reconoció y confirmó la situación difícil que enfrentan en el área de lavandería, pero aún  no cuentan con los recursos económicos necesarios  para adquirir nuevas máquinas y mejorar el servicio.

“El problema es crónico, en junio del 2016,  tomé el puesto de director y ya estaba el problema, se analizó con gerencia financiera  para incluir  en el presupuesto del 2018, recursos para adquirir nuevo equipo hospitalario y remodelar la lavandería”, puntualizó Javalois.

Por aparte, el Hospital San Juan de Dios recibió la visita de supervisión, de parte de la PDH y como resultado se evidenció la falta de medicamentos para atender a pacientes que sufren de VIH SIDA y los de padecimientos oncológicos. Se demostró el mal estado de los elevadores, en los cuales  4 no funcionan de un total de 13, en el área de cuidados intensivos, la que se  inauguró el 26 mayo del año pasado, permanece cerrada porque la infraestructura no llena los requerimientos y carece de equipo necesario para funcionar.

La jefa de supervisión del área hospitalaria de la PDH, Zulma Calderón, , comentó que desde febrero del año pasado la institución lanzó una alerta por el desabastecimiento de medicamentos antirretrovirales y por la falta de una efectiva respuesta del Ministerio de Salud, lo que pone en riesgo a unas 16 mil personas.

Agregado a lo anterior, la presidenta de la Comisión de Salud en el Congreso, Karla Martínez y el secretario de dicha comisión, Germán Velásquez, realizaron otro recorrido de inspección al mismo nosocomio, además de comprobar que del presupuesto de Q6 mil 897 millones recibidos en el 2017, únicamente se habían ejecutado entre el 25 y el 30%, por el Ministerio de Salud.

En los hospitales departamentales muchas personas que acompañan a sus pacientes, se ven obligadas a comprar medicamentos e insumos y puedan ser  atendidas ante la falta de estos. Es un gasto que deben realizar los parientes de los enfermos y  desajusta el presupuesto familiar porque deben invertir en medicamentos o en pago de transporte,  debido a la distancia que deben recorrer hasta el hospital. Sumado a esto, existe  personal médico y de enfermería que trata mal a los pacientes.

En cuanto a los precios de las medicinas en la farmacia del Hospital San Juan de Dios, los pacientes comentan que son muy similares a los de la farmacias privadas. En el Hospital Roosevelt, la situación es diferente en ese sentido, ya que si proveen los medicamentos a los pacientes, aunque algunos exámenes deben practicárselos fuera del centro asistencial.

FORTALECEN HOSPITALES

El ministro de Salud, Carlos Soto, dio a conocer en conferencia de prensa que  “a los hospitales de Retalhuleu, Amatitlán y San Juan de Dios, se les ha asignado un presupuesto para afrontar el desabastecimiento de medicinas que presentan”.

En el caso del hospital de Retalhuleu, según comento Soto “Se le han asignado Q5 millones, ya que es el más desabastecido, esta problemática se debe a procesos de gestión, ya que podrán disponer de estos recursos hasta marzo o abril de este año.

En el mes de diciembre del año pasado, el MSPAS invirtió más de Q8 millones para  salvar la vida de recién nacidos prematuros en el Hospital Infantil Elisa Martínez, ubicado en el municipio de Puerto Barrios, Izabal, con la construcción del área de intensivo neonatal, el cual tendrá la capacidad de atender a 15 niños recién nacidos. También tendrá un área roja (emergencias), bodega para material médico, farmacia entre otros. Además, esta unidad, contará con 30 enfermeras  auxiliares, 8 enfermeras profesionales, 2 médicos pediatras, 6 médicos generales y personal administrativo, con lo que se beneficiará a más de 475 mil habitantes en esa región.

El MSPAS, contó en el 2017 con un techo presupuestario de Q6 mil 819 millones.

El director del Hospital Infantil antes mencionado, doctor Mynor de León Hernández, informó que con la construcción y equipamiento de las instalaciones mencionadas se  beneficiarán a habitantes de Izabal, niñas y niños referidos de otros municipios como Cobán, Alta Verapaz, Poptún, Petén e incluso población que vive en la frontera entre Honduras y Belice”. En este  centro asistencial, en un mes, se atiende un promedio de 10 recién nacidos al día, prematuros o que presentan infecciones generalizadas y problemas genéticos. Se brinda además un aproximado de 5 mil consultas al mes a menores de 13 años de edad, a causa de infecciones respiratorias, enfermedades gastrointestinales, entre otros.

En el departamento de Zacapa debido a la falta de recursos para la compra y mantenimiento de equipo médico destinado al Hospital Nacional de Zacapa, 15 estudiantes del último año de la carrera de ingeniería de la Universidad del Valle de Guatemala, hicieron una evaluación, diagnóstico y reparación de equipo médico del centro hospitalario. Al respecto, el director del hospital de Zacapa, doctor Juan Tomas García, opinó  “Esta fue la primera evaluación que se realiza, y según se tiene programado realizarán tres evaluaciones más, en el 2018”, Estas acciones, son parte de un plan piloto que los estudiantes estarán realizando cada tres meses, agregó el galeno.

Dichas evaluaciones, mantenimiento preventivo y correctivo, tienen un costo aproximado de Q1 mil 200 quetzales por cada equipo. En esta primera experiencia piloto, se repararon 6 bombas de infusión, las cuales se utilizan para administrar líquidos intravenosos como antibióticos, anestesia regional, medicamentos antiarrítmicos y quimioterapéuticos. Otro equipo evaluado consistió en 5 ventiladores mecánicos ubicados en el área intensiva de adultos y un aparato de rayos equis.

Dicho equipo es utilizado para atender un promedio de 280 personas al año, solo  en el intensivo de adultos, 8 mil pacientes en la emergencia de adultos y 4 mil 500 al mes en la consulta externa.

A finales del año pasado, el ministro de Salud en funciones, resaltó que el abastecimiento de la red hospitalaria estaba alrededor del 74%, y que en todos los hospitales del país se encontró un nivel de ejecución presupuestaria de un 49%  y a finales de año habían logrado mejorar a un 70%.

Dicha entidad, prevé que para este año se realicen campañas de vacunación, se construyan hospitales en los departamentos de Mazatenango, Cobán y Jalapa y  se hagan remodelaciones a 44 centros asistenciales.

.
.