Home > Columnas > 2018, año de prosperidad

2018, año de prosperidad

///
Comments are Off

Diciembre es un mes en el que se intensifica el espíritu de hermandad, solidaridad y espiritualidad a nivel familiar, con nuestros vecinos y amistades; pero también, como sociedad. Para asegurar que ese sentimiento de espiritualidad que nos prodiga el Altísimo, no se aleje de nuestros corazones a lo largo del año, es preciso que como sociedad continuemos el esfuerzo voluntario de cultivar esos atributos; y lo que es igualmente importante, el sentimiento de hacer propio los principios del evangelio restaurado de Jesucristo. Si eso fuera así; el de cultivar aquellos sentimientos, el Creador abriría continuamente una ventana de los cielos para derramarnos bendiciones como sociedad hasta que sobreabunde.

El porqué de la convicción del párrafo anterior. Veamos en Malaquías, último libro del antiguo testamento de la Biblia; donde, el Creador mismo y de forma directa, le dice a su Profeta: probadme en esto (Malaquías capítulo 3: 10-11) y verás si no os abriré las ventanas de los cielos y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde; y ni el fruto de tu tierra, ni vuestra Vid en el campo serán estériles. Es importante notar que esta, es; quizás, la única ocasión donde el Creador de los Cielos en directo pide o reivindica, Él mismo, ante un profeta ser probado de la veracidad de su promesa; cuando le dice a Malaquías: probadme en esto…

Profetas de la actualidad, han dicho que de acuerdo al albedrío que el Altísimo ha proveído en sus hijos; todos los proyectos terrenales que conduzcan al bienestar de la humanidad serán posibles, sí; pero realizarlos, será más fácil si estos proyectos son encomendados en las manos del Todo Poderoso que mora en las alturas de los cielos y en el corazón de sus hijos. De manera, mi público lector, que el mensaje del Altísimo está claro conforme a su palabra escrita: el que nos amemos los unos a los otros.

Eruditos agnósticos (persona que cree pero necesita investigar en busca de pruebas que lo convenzan) han concluido que Dios = Amor. Uno de los casos célebres de personas agnósticas ha sido el medievalista, novelita y apologista cristiano; el inglés, Clive Staples Lewis más conocido como C. S. Lewis que debido a su cuidadoso estudio de la vida y las palabras de Jesús llevó a este gran genio literario a renunciar a su anterior ateísmo y volverse un cristiano comprometido. Otro importante caso, ocurre en la humanidad del alemán; nacionalizado francés, Albert Schweitzer; quién fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1952, por su trabajo humanitario; quien al igual, tenía sus propias opiniones sobre Jesús.

Como sociedad, en nuestras manos está la prosperidad, siempre que seamos industriosos y productivos sin perder la espiritualidad. Veamos el caso de Enoc (Wikipedia) y del rey Melquisedec del antiguo testamento que sus pueblos fueron raptados celestialmente para formar parte de la Sion en el milenio que promete Jesucristo debido a su obediencia. Con este mensaje, invoco -clamo- para este 2018, que el corazón de los padres continúe volcándose hacia sus hijos (en donde me incluyo); y el corazón de los hijos sea para con sus padres. Amén.

TEXTO PARA COLUMNISTA

.
.