Home > Columnas > Principios contemporáneos de economía social de mercado – V

Principios contemporáneos de economía social de mercado – V

///
Comments are Off

El inaplazable propósito del Desarrollo Humano Generalizado no se trata de ideologías. Antes bien, a nivel de Estado, se debe revitalizar el valor práctico de las políticas públicas, por un lado; y desde la iniciativa privada, encontrar el punto de equilibrio dentro de la dinámica del mercado laboral. Si bien es cierto, existe un considerable porcentaje de la Población Económicamente Activa (PEA) en el trabajo informal, que de alguna manera busca su sustento. Igual cierto es que el desempleo se agudiza por falta de oportunidades. Esta complejidad o disyuntiva ha venido afectando el tejido social guatemalteco.

.

Los indicadores de Desarrollo Humano revelan que el 59.4% de la población guatemalteca se encuentra en pobreza generalizada y uno de cada dos niños está sufriendo desnutrición aguda. Esto, sin tomar en cuenta el hambre oculta -prevalencia de anemia en niños menores de 5 años- y la doble cara de la malnutrición = Madre obesa + hijo desnutrido dentro de un grupo familiar. En Guatemala, según estudio de 2015 del Estado Mundial de la Seguridad Alimentaria (SOFI por sus siglas en inglés), el 39% de los niños desnutridos crónicos son hijos de madres con sobrepeso y obesidad.

“La Economía Social de Mercado, además, sustenta su éxito en los principios de subsidiariedad y solidaridad del Estado”.

Esta realidad hace ineludible e impostergable la búsqueda de una guía o faro de luz de desarrollo que busque reunificar y converger en un punto estrella٭las funciones del Estado y la dinámica comercial en pro del desarrollo y bienestar del guatemalteco. En esta búsqueda radica el esfuerzo de la presente miniserie de Economía Social de Mercado (ESM) por considerar que sería la perspectiva o representación que podría conectar el punto intermedio entre el mercado libre y el equilibrio social. Como indicara Alfred Müller-Armack quien acuñó el término ESM en 1946. Definiéndola, como: “La conexión entre el mercado libre y la búsqueda del equilibrio social”. Posteriormente su colega Ludwig Erhard estudioso del tema y exministro de Economía y de Finanzas de la Alemania de los años 50´s reforzó la expresión popularizando el axioma o principio: “El bienestar para todos y el bienestar a través de la competencia están indisolublemente unidos; el primer postulado caracteriza el objetivo, mientras que el segundo identifica el camino que conduce a este objetivo”.

Competencia, desde la perspectiva de la ESM, es un término asociado a toda política económica-empresarial que reconoce el desarrollo horizontal de las fronteras; más que un crecimiento económico vertical; por tanto, valora y privilegia el ingreso de la micro, pequeña y mediana empresa en búsqueda de generación de empleos más dignos. Concepto que a la vez, regula y restringe la formación de monopolios y la conformación de oligopolios. La Economía Social de Mercado, además, sustenta su éxito en los principios de subsidiariedad y solidaridad del Estado. Subsidiariedad ≠ subsidio. El subsidio es un subconjunto -temporal- de la subsidiariedad. Términos que abordaremos en la parte VI y final del ensayo.

Dinamizar en el tiempo estos conceptos dentro del andamiaje económico, político y social de la realidad guatemalteca permitirá encontrar con mejor rumbo de dirección el punto estrella٭del equilibrio social para mejorar los Indicadores de Desarrollo Humano (IDH) una de las finalidades de los ODS para el 2030.

Lea también: Parte IV

Principios contemporáneos de economía social de mercado – IV

Parte III

Principios contemporáneos de economía social de mercado – III

Parte II 

Principios contemporáneos de economía social de mercado Parte II

Parte I

Principios ´contemporáneos´ de economía social de mercado

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.