Home > Columnas > El tiempo y las acciones de las personas

El tiempo y las acciones de las personas

Es fácil identificar que algo obliga a alterar el ritmo de las actividades cotidianas, estamos acercándonos al fin de año desde el conteo del tiempo cristiano. Sin ser expertos en la materia, nos damos cuenta que existe el tiempo cuando nos referimos a hechos que se viven en el presente instante, es este momento y de hoy, para referirse a él se usan expresiones como las siguientes: Hay que aprovechar el tiempo, parece que el tiempo de ahora no alcanza, ahora que tenemos fuerzas podemos aprovechar el tiempo. Igualmente, hay expresiones que las personas dicen en la cotidianidad en cuanto al tiempo que se ha ido, por ejemplo: No pude aprovechar el tiempo, pasé la juventud sin hacer buen uso del tiempo y acciones que hice en el pasado todavía repercuten sus efectos en mi vida ahora. También hay personas que se refieren al tiempo que está por venir en expresiones como: Trataré de hacer mejor las actividades, vivir bien lo que queda y tener la oportunidad de decir al final que ha valido la pena vivir el tiempo. La preocupación por el pasar del tiempo está en todas las culturas.

También las personas han identificado momentos en que el tiempo se alarga o se acorta: La impresión humana considera que se alarga el tiempo cuando se sufren quebrantos de salud, cuando hay algún peligro, se espera a alguien y no llega o en la profundidad de la noche y nadie acude en auxilio. En tanto da la sensación de que se acorta el tiempo cuando algo agradable se vive y los minutos se consumen inevitablemente o se está frente a la persona amada pero el tiempo no espera.

“No es fácil explicar en qué consiste el tiempo pero su fluir, su transcurrir y los hechos que registra son de preocupación cotidiana de las personas”.

En el caso de los pueblos de Guatemala, encontramos que cada uno hace uso del tiempo según una identificación y significado particulares, como apertura del registro de acontecimientos con significados importantes, por ejemplo: El inicio de la vida del pueblo. El tiempo es uno, pero su uso desde los pueblos corresponde a cada quien según sus acontecimientos relevantes. En este sentido, el tiempo que cuenta la población maya no se adapta al tiempo que viene contando la población hispanohablante ni con el del pueblo Xinka y lo mismo sucede con la población Garífuna. Cada pueblo vive su tiempo, momentos o grandes períodos de alegría, tristeza, de invasiones, de tensiones y otros hechos. La población hispanohablante con sus fechas específicas dedicadas a rememorar acontecimientos como el nacimiento de Jesús, la invasión de América, la independencia de varios países en América Latina. En el caso del pueblo Maya, que cuenta con un calendario de uso cotidiano para una buena parte de su población, con año nuevo que se repite cada cierto tiempo o la siembra del maíz que inicia y termina constantemente.

Otros hechos a que se refieren las personas para decir que el tiempo pasa, son las huellas que se manifiestan en las mismas personas, por eso dicen, el señor de cabello blanco merece admiración y respeto, la señora que peina canas tiene mucho que contar a las generaciones jóvenes, el anciano de las pestañas blancas es de las palabras que no engañan, en fin, una riqueza de expresiones cuyo tema central es el pasar del tiempo. Aquel señor de las arrugas en la frente, se le admira porque sus palabras son confiables, es el señor de palabras creíbles.

No es fácil explicar en qué consiste el tiempo pero su fluir, su transcurrir y los hechos que registra son de preocupación cotidiana de las personas. En muchos acontecimientos y con un poco de música ya aparecen las expresiones al tiempo, bien para agradecer, bien para los lamentos o bien para proyectar acciones de vida.

TEXTO PARA COLUMNISTA

.
.