El Siglo

Odebrecht justifica a presidente de Perú

A handout picture distributed by the Peruvian Presidency shows President Pedro Pablo Kuczynski appearing in Lima on a televised message to the Nation on December 14, 2017, surrounded by his Ministers of State and and lawmakers to announce he would not resign his position, and ruled out having received illegal payments from the Brazilian construction company Odebrecht, an accusation that the political opposition is using to demand he steps down or face impeachment. Kuczynski's political future looked in grave doubt on December 14, 2017, when the opposition demanded he step down or face impeachment over graft allegations linked to Odebrecht. - / AFP / Peruvian Presidency / HO

La constructora Odebrecht defendió la legalidad de los contratos suscritos con la consultora Westfield Capital, propiedad del presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski, en un intento de frenar el proceso iniciado en el Congreso de ese país suramericano con vistas a lograr la destitución del mandatario.

El pronunciamiento llegó en medio de la crisis política desatada por las denuncias contra el gobernante, quien antes de ser investido en ese cargo presuntamente tuvo tratos con la empresa brasileña, en tela de juicio por los pagos millonarios de sobornos a políticos y personalidades de casi toda América Latina.

Kuczynski negó las imputaciones de sus adversarios hasta la semana anterior, pero luego aceptó que de 2004 a 2007 Westfield Capital obtuvo varios contratos con Odebrecht por valor de 782 mil dólares.

Sin embargo, esgrimió que en esa época su consultora estaba bajo la dirección del empresario chileno Gerardo Sepúlveda, por cuanto él fungía como ministro de Gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006)

Odebrecht ratificó que los contratos fueron legales y gestionados exclusivamente con Sepúlveda. Conforme con esto, no fueron remitidos a las fiscalías de Perú y Brasil, pues el acuerdo de colaboración entre ambos países se ciñe únicamente a actos ilícitos.

.
.