Home > Editoriales > Los valores como principio de paz

Los valores como principio de paz

///
Comments are Off
Editorial

Los valores humanos son los actos o virtudes que nos permiten interactuar o convivir con otros individuos; los cuales pretenden tener una mejor sociedad. Existen diversos tipos de valores que a su vez, se pueden clasificar; así como también poseen sus propias características.

.

Los valores humanos son universales, ya que se comparten entre todos (o la gran mayoría) de personas que habitan el planeta; sin importar cuáles son sus pensamientos religiosos, de dónde provienen (nacionalidad y cultura) y su historia. Además, permiten el bienestar y suelen transmitirse a las demás personas.

Existe una lista de valores humanos que se pueden clasificar en cinco tipos: Los naturales, económicos, político-sociales, estéticos y éticos-morales. Cada uno de ellos cumple una función y dependiendo de la clasificación, se puede establecer la importancia en cada ámbito donde sean desarrollados.

Valores políticos y sociales: Aquellos que permiten que las personas pueden vivir cómodamente en la sociedad, es decir, los que permiten la convivencia.

Valores económicos: Estos garantizan que una persona pueda subsistir donde habita, incluye aspectos como los bienes materiales, puestos de trabajo y los medios que un individuo tiene para producir dinero.

Valores éticos y morales: Son aquellos que forman parte de las obligaciones de las personas, el conjunto de reglas o normas que nos permite hacer el bien.

Valores estéticos: Son los valores que estudian la percepción o concepto de la belleza en relación a sus cualidades estéticas. Estos se fijan de las apariencias y valoración de cualquier cosa.

Los valores son de gran importancia para la humanidad, puesto son los que rigen los comportamientos de los individuos y sus aspiraciones; todo ello con el fin u objetivo de lograr desarrollar y orientar las conductas tanto de ellos como de las sociedades.

Son necesarios ya que son los pilares de la sociedad, que permiten la convivencia entre las personas. Sin embargo, su forma jerárquica permite establecer cuáles son los primordiales y aquellos que están en segundo lugar.

Por esa razón inculcar los valores en las personas es tan importante, ya sea en el hogar, escuela y los grupos sociales donde pertenezcan. Sobre todo en los niños, los cuales deben crecer entendiendo qué son, cómo funcionan y la importancia descrita anteriormente; de esa manera se logrará formarlos con los conocimientos necesarios para que actúen en base a ellos.

Parece ser que en el país del realismo mágico, nos hemos olvidado de la aplicación o la existencia de los más mínimos valores de convivencia, para desarrollarnos en una cultura de paz, pues esta ha sido por muchos años una sociedad de conflicto, primero el armado y ahora la vuelta a la polarización que nos tiene cada día más imbuidos en las diferencias ideológicas o políticas, olvidándonos de la necesidad de crecer y creer, que un mundo mejor es posible.

Hasta cuando los guatemaltecos permitiremos que grupos, personas o instituciones extranjeras, intervengan en lo que ellos consideran el deber ser de nuestra sociedad, sin el conocimiento de las necesidades más urgentes y el respeto a los valores culturales, ancestrales y por qué no decirlo el tejido social y el imaginario colectivo que hemos construido a lo largo de nuestra historia, respetando lo que nosotros queremos ser, sin intervencionismos que nos polaricen aún más, y sin MALINCHES, que por intereses puramente económicos, se prestan a traicionar a la patria a costillas del pueblo empobrecido.

POR UNA NACIÓN LIBRE JUSTA Y SOLIDARIA.

.
.