Home > Columnas > Una buena actitud

Una buena actitud

///
Comments are Off

Hace dos días escuchaba en un programa radial una entrevista al presidente Jimmy Morales.  Quien le entrevistaba le preguntaba por sus diferencias y problemas con el Procurador de los Derechos Humanos.  Jimmy respondió que no hay problemas, que las preguntas de ese tipo que hacen quienes le entrevistan buscan que existan problemas. Que cada quien hace su trabajo y que nos enfoquemos en otras cosas más positivas que buscar pleitos cuando no los hay.

Esto me recordó un video que está circulando en las redes sociales en la que se publicó un video cuyo título es “Todos Somos Guatemala” en el que guatemaltecos de todos lados, actividades, profesiones, razas, nivel económico, etc… aparecían juntas dando un mensaje de unión, un mensaje positivo que tan bien cae en estos momentos, un mensaje que nos recuerda que la mayoría de guatemaltecos somos personas de bien y queremos que este país salga adelante, un mensaje en el que unidos, aun con nuestras diferencias, tenemos el poder para poder transformar a Guatemala.  El mensaje se enfocó en todo lo positivo y bueno del guatemalteco, en la capacidad para unirse y buscar soluciones tratando de dejar al lado diferencias que no nos impiden unirnos.  Es un mensaje de optimismo y esperanza para lograr una mejor Guatemala.

Imagínate llegar al trabajo, universidad, colegio, mercado o a donde quiera que vayas y te encuentres a una persona que ni te saluda, ni sonríe, quejándose de todo pensando que no hay solución para los problemas de Guatemala y que esto es el fin…  O imagina que te quejas todos los días por el tránsito pesado que cada día suele consumirnos parte importante de nuestro tiempo.  Ese sentimiento negativo ya te precondiciona a ser negativo y te va condicionando a volverte pesimista.  Pero si te encuentras a una persona que te sonríe y da los buenos días, que te atiende amablemente, a tus compañeros que a pesar de los problemas guardan la calma y buscan soluciones, entonces tu día cambiará.  Igual si tu actitud es positiva y vas tratando amablemente a las personas, con respeto, enfocándote en lo positivo, en lo que puedes aportar para solucionar un problema y construir una Guatemala mejor, los demás también se verán influenciados por tu forma de ser y las cosas caminarán mucho mejor.

No digo que no existan problemas y que no debamos preguntar por ellos. Es más, debemos conocerlos y aceptar que hay un problema.  De lo contrario no podremos solucionarlo.  Pero de ahí a estar machacando todo el día en el problema que ya sabemos que existe en vez de estar proponiendo soluciones hay una gran diferencia.  Por un lado, si sigues pensando que todo es un problema y te sigues quejando de lo mismo todo el tiempo será una persona amargada e infeliz. Pero si tu actitud es que hay solución y que trabajaremos para encontrarla y resolver los problemas, entonces tu vida será plena y feliz.

La felicidad que da una buena actitud es contagiosa. De igual manera, una mala actitud puede contagiar a todo un grupo, si uno se deja. Rechazar las malas actitudes es parte de la felicidad de uno mismo y de trasmitir ese positivismo a los demás. Es fácil dejarse llevar por las emociones negativas cuando los demás están negativos, pero también uno puede cambiar a los demás si nuestras emociones las usamos para sacar y demostrar lo bueno que hay en cada uno de nosotros y el potencial de lo que podemos hacer.

Existen muchos problemas en Guatemala, pero todos tienen solución.  Seamos propositivos y destaquemos lo bueno. Cuando nos demos cuenta veremos que la mayoría son personas de bien que quieren lo mismo que tú, una mejor Guatemala.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.