Home > Columnas > Se acabó el año

Se acabó el año

///
Comments are Off

 

Este 2017 se acabó, ya no hay tiempo de hacer más, las contabilidades en las empresas las están cerrando, el personal de las oficinas del Ejecutivo está a un paso de ir de vacaciones; en tribunales como siempre, desde noviembre algunos juzgados ya no están activos y en diciembre otros más, por lo que los juicios se quedaron estancados. Si no lograron cumplir sus propósitos de este año ya casi no les queda tiempo, se acabaron estos 365 días en un abrir y cerrar de ojos. ¿Pero que significaron estos 12 meses para Guatemala?

171212Ilustracióncolumna

Ilustración: DIDI

Lamentablemente este fue un mal año para nuestra nación, que se vio sumergida en una guerra de ideologías, nuestro debido proceso se vio violentado, nuestra soberanía fue violada, nuestra clasificación económica bajó, el desempleo aumentó, las ilegalidades también. Nos quedamos sin Selección Nacional de Futbol, el CUC y CODECA junto con Joviel Acevedo hicieron su cantidad respectiva de manifestaciones, ocasionando pérdidas económicas para la nación por objetivos y ambiciones de pocos.

La problemática nacional no se resolvió y nuestra sociedad quedó dividida en una lucha ilógica e ideológica, olvidando los verdaderos problemas de la patria. Creció el odio y resentimiento entre guatemaltecos y no hubo ganadores, solo inocentes que pagaron los platos rotos por esta problemática.

Es hora de reflexionar, pues muchos solo critican y dicen es culpa del Gobierno, de los empresarios, de la CICIG, de la izquierda, de la derecha, pero nunca asumen sus culpas, desde algo tan sencillo como ir a votar hay responsabilidad, si generamos violencia o somos abusivos al conducir, somos responsables; si roban algo o se dedican a la vagancia, son responsables; si educan mal a sus hijos, son responsables. Hay que aceptar la culpa, pues nadie es más culpable de la situación de Guatemala que los guatemaltecos.

“Lamentablemente este fue un mal año para nuestra nación, que se vio sumergida en una guerra de ideologías”.

Pero no todo está perdido, aún hay esperanza, todavía existen buenos guatemaltecos que han luchado y han puesto el nombre de nuestra nación en alto, estos guatemaltecos que se niegan a caer en este juego maquiavélico que se está viviendo, ellos que pusieron un hasta aquí y que se cansaron de criticar e hicieron algo, actuaron no solo hablaron y llenaron de orgullo los corazones de los demás.

Por eso esta columna está dedicada a todo aquel guatemalteco que hizo algo por su nación, que cambiaron el chip y actuaron por el bien de todos, a los profesionales que siguieron sus labores y las desempeñaron con ética, a los bomberos que arriesgando sus vidas salvando a otras personas; a los policías no corruptos que son pocos, que arriesgaron su vida por la seguridad del pueblo; a los papás y mamás que educan de buena manera y le enseñan a ser honorables a sus hijos, al transportista que pasa hambre y sueño en su ruta para traer y llevar la mercadería.

A los choferes de buses que arriesgando su vida transportan a los guatemaltecos, a los deportistas que pusieron en alto el nombre de nuestro país, en todos los eventos deportivos; a los artistas que actúan y cantan con el corazón y que llevan el nombre de Guatemala a los lugares más lejanos y por qué no, al funcionario público que no es corrupto y desempeñó su labor sin sobornos y con ética, a los periodistas que sin sesgos y con objetividad informaron a la población.

Les agradezco por ayudar a que en Guatemala, este año no fuera tan malo, los invito a seguir así y mejorar. Gracias, pues a pesar de toda la adversidad ustedes hicieron su parte para que Guatemala sea un mejor país. Si alguna vez se sienten solos y abandonados en su lucha, les digo no están solos tienen el apoyo de otros guatemaltecos como ustedes y si eso no es suficiente, miren a los niños jugar, vean la inocencia de nuestra niñez, su sonrisa y la esperanza que tienen los niños y háganlo por ellos: Por las futuras generaciones, construyan una mejor nación.

A los que no aportaron nada este año y solo critican como entes parasitantes, los invito a reflexionar a dar un giro de 180 grados en sus vidas, a que saquen ese odio de sus corazones, a que dejen de ser envidiosos y perezosos, que se levanten de sus sillas y accionen adecuadamente con ética y con honor para construir una Guatemala mejor. Los invito a que ya no le echen la culpa a los demás y asuman responsabilidades, pues solo los guatemaltecos sacaremos adelante a Guatemala. Amen Guatemala y luchemos por una nación digna, para que el 2018 se un mejor año para nuestra patria.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.