Home > Columnas > Luchas por el bienestar

Luchas por el bienestar

 

Este es el subtítulo del Informe Nacional de Desarrollo Humano, Guatemala 2015/2016, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que presenta parte de la realidad de nuestro país que generalmente está llena de conflictos de todo tipo.  En estas condiciones, es necesario que todos los guatemaltecos apoyemos las distintas luchas que se hacen por alcanzar el desarrollo humano porque todos merecemos vivir plenamente. En este sentido, todos los que vivimos en Guatemala debemos de gozar de varios años de educación, muy buena salud que haga a todos vivir muchos años y gozar de mejores condiciones de vida.

.

En la presentación del informe en mención, Igor Garafulic, director del PNUD en nuestro país, afirma que es mejor “darle voz a la gente” para escucharles, que expongan sus problemas, que enumeren sus sufrimientos, qué enfermedades padecen, qué servicios tienen, en qué instituciones sufren de exclusión y que cuenten cómo quieren tener a su país y a su gente.  Es necesario tener presente que Guatemala está integrada por varios pueblos y estos pueblos deben recibir beneficios palpables de cualquier programa de desarrollo humano que se implemente en el país. Cualquier proyecto o programa de desarrollo que se planifique y ejecute, es necesario que tomen en cuenta a los  pobres, a los excluidos, a los olvidados y a los que no se les reconoce plenamente sus derechos individuales y colectivos. Por otra parte, Guatemala tiene capacidad para revisar los objetivos, estrategias y acciones que llevan a cabo las instituciones que excluyen y recomendarles que por el bien de todos deben erradicar dicha práctica en sus principios, programas y actividades.

“Es de entender que sin agua,  bosques, aire y exceso de calor simplemente se acaba la humanidad”.

Vivimos en un espacio geográfico donde hay varios pueblos, donde cada uno se enorgullece de tener historia propia y es en este contexto donde se necesita contar con un “Estado democrático” cuya organización tome en cuenta a las personas y a los pueblos que caracterizan a Guatemala como multicultural, multilingüe y multiétnico. El esfuerzo por el reconocimiento, participación y representación de los pueblos en la organización del Estado es un hecho de trascendencia debido a que debe disminuir los conflictos políticos presentes en estos tiempos para dar paso a la equidad y a la justicia.  Se habla sobre la necesidad de construir la interculturalidad que necesita Guatemala y es cuestión de que las personas y los pueblos apoyen y practiquen lo que está a su alcance porque la interculturalidad es sinónimo de diálogo entre culturas, respeto a las diferencias, apoyo a un proyecto de vida colectiva en común, uso de conocimientos según culturas, tener una visión compartida por el bienestar de las personas e identificar valores que se pueden practicar entre todos para el diálogo y la democracia.

La “justicia” también es un concepto a que se refiere Garafulic y debe ser el reconocimiento y tratamiento igual que deben tener los pueblos de Guatemala. No es posible el reconocimiento de un solo pueblo para imponer su pensamiento, sus organizaciones, su cultura y su lengua.  Las consecuencias de la afirmación de un pueblo sobre otros, significa en la práctica imposición de la cultura en detrimento de la de los demás pueblos.

La “armonía con el planeta” es otra de las grandes luchas por el bienestar de toda la humanidad.  En este sentido, Garafulic tiene toda la razón debido a que la vida de todos los seres vivos, incluida la de las personas de todo el mundo, depende de la vida del planeta.  Es de entender que sin agua,  bosques, aire y exceso de calor simplemente se acaba la humanidad.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.