El Siglo

Venezolanos eligen alcaldes en medio de la crisis

Agobiados por una profunda crisis y en medio de un boicot de la oposición, los venezolanos fueron llamados a participar este domingo en unas elecciones municipales en las que el oficialismo se perfiló como favorito para ganar la mayoría de los cargos y consolidar la hegemonía que mantiene en el interior del país desde hace casi dos décadas.

En los comicios no participaron tres de los cuatro grandes partidos de la oposición, que llamaron a un boicot contra el Consejo Nacional Electoral, controlado por el gobierno. Los opositores acusaron al ente de cometer fraude en las pasadas elecciones regionales que ganó el oficialismo y de no garantizar las condiciones para un proceso libre y transparente.

Unos 19.7 millones de venezolanos fueron convocados para la votación en la que se elegieron 335 alcaldes. Además se repetió la elección del gobernador del estado occidental de Zulia, celebrada hace dos meses, por decisión de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, que anuló el triunfo de un opositor que se negó a reconocer a la cámara.

Entre fuegos artificiales y al ritmo de una diana militar, que se escuchó en varios puntos de la capital venezolana, Caracas, los oficialistas movilizaron su maquinaria y a sus seguidores hacia los centros electorales desde el amanecer.

La votación arrancó pasadas las 06:00 de la mañana y se extenderá por doce horas, aunque es posible que pueda prolongarse si hay electores haciendo fila para votar, como ya ocurrió en anteriores comicios.

“Llegó el día para la victoria de la democracia”, afirmó el presidente, Nicolás Maduro, tomando una taza de café junto a la primera dama, Cilia Flores, en un mensaje difundido por la televisora estatal en el que hizo un llamado a los venezolanos a acudir a las urnas.

Ante el desinterés ciudadano por la consulta y el boicot de la oposición, algunos analistas y encuestadoras locales estimaron que la abstención podría rondar entre 50% y 60%, y superar la registrada en los comicios municipales del 2013, que fue de 41%.

Las elecciones fueron celebradas en medio de una profunda crisis, agravada por una desbordada inflación y una severa escasez de alimentos y medicinas, que golpeó la popularidad Maduro, que ronda 20%. A pesar de esta situación, el presidente podría optar a la reelección en las presidenciales del próximo año.

Con información y foto de: AP

 

.
.