Home > Editoriales > Alianzas en tiempo de fiesta

Alianzas en tiempo de fiesta

///
Comments are Off
Editorial

Una alianza estratégica es un acuerdo realizado por dos o más partes para alcanzar un conjunto de objetivos deseados por cada una independientemente. Esta forma de cooperación se encuentra entre las fusiones y adquisiciones y el crecimiento orgánico. Las alianzas estratégicas ocurren cuando dos o más organizaciones se unen para conseguir beneficios mutuos.

Los socios pueden aportar a la alianza estratégica siempre y cuando aporten con recursos tales como: productos, medios de distribución, procesos de manufactura, recaudación de fondos para proyectos futuros, capital, conocimiento, experiencia, o propiedad intelectual. La alianza es una cooperación o colaboración, la cual tiene como objetivo llegar a una sinergia en la que cada uno de los socios espera que los resultados obtenidos sean mejores que los resultados alcanzados por sí mismos. Las alianzas casi siempre se dan en la transferencia de tecnología, especialización económica, gastos y riesgos compartidos.

Históricamente en Guatemala se han dado alianzas a nivel empresarial, gremial y frecuentemente políticas entre partidos que los simples ciudadanos ni se imaginan que pudieran darse (de ahí el dicho que en Guatemala se ven muertos acarrear basura).

A lo largo de la historia politiquera guatemalteca han existido coaliciones o alianzas entre diferentes partidos y en la coyuntura actual, vemos lo que sucedió el día de ayer en el Congreso de la República, al intentar la nominación de una sola planilla para definir la elección del nuevo presidente del Organismo Legislativo para el período 2018.

Para alcanzar la gobernanza de parte del Ejecutivo y lograr una estabilidad que permita seguir adelante con el trabajo encomendado por el pueblo de Guatemala, que los eligió, tanto a los diputados como al presidente constitucional de la República, se hace necesario alcanzar acuerdos mínimos para lograr por fin, PONERSE A TRABAJAR COMO EL PUEBLO LO NECESITA, URGENTEMENTE.

Es tiempo que los señores parlamentarios hagan su trabajo y dejen de boicotear y entorpecer al Ejecutivo con tramas espurias y en su lugar se dediquen a legislar que es para lo que fueron electos.  El tiempo se agota y dado que estamos a la víspera de un año preelectoral, si de verdad pretenden lograr de nuevo alguna curul, deben definir bien su actuar y posiciones para que por fin trabajen en bienestar de todos y cada uno de los guatemaltecos, que es para quienes laboran y quienes les pagamos su jugoso salario.

Señores diputados, hagan por fin lo que tienen que hacer sin condiciones e intereses personales, dediquen el tiempo que les queda en el Congreso para demostrar que por lo menos en algo les interesa Guatemala. Dejen de vilipendiar a la patria y dar atol con el dedo a sus electores. La historia sigue inexorablemente y tarde o temprano serán juzgados por sus verdaderos actos, sean estos buenos o malos.

Por una Nación Libre, Justa y Solidaria.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com