Home > Columnas > Los estudiantes como sujeto de la educación

Los estudiantes como sujeto de la educación

Reconocemos como ventajas de la educación el fortalecimiento de la lengua materna, el aprendizaje de varios idiomas, la práctica de valores, el heredar un conjunto de conocimientos de uso en el ámbito familiar y comunitario, el análisis de la realidad inmediata y buen ejercicio de la ciudadanía.  También son ventajas de la educación la reducción de la pobreza, la posibilidad de eliminar la desnutrición, tener comunidades con altos índices de desarrollo humano, la práctica de la justicia y la democracia. En tanto, son efectos de la falta de educación en la población hechos como la pobreza, la extrema pobreza, la desnutrición y la inexistencia de demanda de la vigencia de los derechos individuales y colectivos.

.

La educación centrada en el estudiante debe tomar en cuenta el crecimiento personal del educando, el análisis de conocimientos que sirven para la vida de todos y la formación de ciudadanos del futuro con espíritu de participación en el proyecto de vida colectiva. La realización y el bienestar de todos debe ser el efecto de esta educación vinculada con las personas y con su entorno inmediato.

Cuando los estudiantes son el centro del quehacer educativo, es necesario pensar y desarrollar una educación cuya calidad tome en cuenta el crecimiento integral de cada estudiante, la pertinencia múltiple del currículum, la interculturalidad, el desarrollo de todas las personas y la participación para desarrollar la educación que necesita el presente y el futuro. Esta participación es extensiva para  la comunidad educativa porque el esfuerzo conjunto tiene posibilidades de recibir el apoyo de cada actor del contexto buscando la calidad de vida que desean. Es parte de la calidad educativa la identificación e interpretación de la realidad compleja y la incertidumbre con que se encuentran los estudiantes en la cotidianidad donde también subyacen conocimientos útiles para interpretar el todo.

La pertinencia del currículum como indicador de calidad educativa vincula el contenido curricular con lo existente en el contexto, con la definición y práctica de la educación del pueblo que corresponde, con el modelo económico vigente y el contenido cultural en el ámbito inmediato. De esta manera se habla de pertinencia cultural, lingüística, filosófica, social y económica del currículum en función del estudiante.

Los modelos educativos que tienen al educando como sujeto central de atención hace que los materiales educativos, métodos y técnicas de aprendizaje, las formas de evaluación y el conjunto de conocimientos que en el espacio de aprendizaje se generen deben tomar en cuenta las características, el protagonismo para cuestionar los conocimientos, la creatividad para transformar amigablemente lo que le ayuda a vivir mejor y competente para buscar las soluciones a los problemas sociales, culturales, políticos y económicos que hay en la comunidad, región o país. Cuando el estudiante es el centro del quehacer educativo es necesario tener en cuenta la flexibilidad del currículum debido a que los alumnos cuentan con estilos de aprendizaje, cúmulo de conocimientos según la cultura y la experiencia, los referentes del entorno suficientemente diversos y el proyecto de vida del futuro muy personal.

La formación del docente en el modelo educativo centrado en el estudiante debe habilitar con argumentos, técnicas y estrategias de aprendizaje al futuro docente para que pueda acompañar al estudiantado en el uso de la libertad, la creatividad, la responsabilidad y con el pensamiento y la práctica en búsqueda de un porvenir pleno.

.
.