Home > Columnas > Asistencia positiva

Asistencia positiva

///
Comments are Off

La OPIC (Overseas Private Investment Corporation – Corporación de Inversión Privada Internacional) anunció la semana pasada que invertirá US$1 mil millones en el Triángulo Norte para empresas que estimulen y generen empleo.

.

Creada en 1971, esta agencia se encarga de apoyar a los negocios estadounidenses que desean invertir en el extranjero, dando sostén para estudiar los riesgos, temas de seguridad y políticas pertinentes a la inversión. Estrategia catalizadora que contribuye a la creación de empleo en ambos extremos de la actividad, generando crecimiento y desarrollo, en los cinco continentes. Da financiamiento, asegura contra golpes de Estado y situaciones símiles y apoyo a fondos de inversión privados. Por ejemplo, actualmente invierte en proyectos de energía solar en El Salvador, realizada por la AES Corporation de Virginia, y Corporación Multinversiones de Guatemala. También manejan arbitrajes y reclamos por incumplimiento de contrato.

En 2008 la OPIC le prestó US$10 millones a Cemaco para expandir sus operaciones, gracias al empleo y al movimiento comercial que la empresa genera en Guatemala. Gracias a ese préstamo pudo abrir su tienda en Xela (véa https://www.opic.gov/opic-action/featured-projects/latin-america-caribbean/cemaco-supporting-jobs-and-sustainable-development-guatemala), remodelar otra tienda que emplea aproximadamente a 200 personas, proveer bonos y otros beneficios laborales a sus trabajadores. Todo eso estimula la economía nacional. OPIC también ha otorgado préstamos a 1.1 millones de personas en cooperativas y microempresas agrícolas, tres de cuarto manejados por mujeres, en 10 países.

Los condicionamientos son distintos a los del Plan de la Alianza para la Prosperidad (PAP). OPIC requiere mejorar las leyes de inversión, que el Organismo Judicial y el MP hagan su trabajo como Dios manda, que haya certeza jurídica en Guatemala. Ambas promueven la generación de empleo. El PAP es un objetivo claramente definido por evitar la inmigración ilegal hacia los EE. UU. Sin embargo, el PAP nos pone condiciones que contradicen las de OPIC ya que apoya justo lo que en Guatemala está impidiendo la certeza jurídica. El PAP apoya a Iván Velasquez, el mayor impedimento para el progreso en Guatemala. Impedimento porque defiende a invasores de tierra, ladrones de energía, generadores de conflicto social, instigadores a delinquir (invadir tierras y la violencia que han demostrado son crímenes penados), haciéndolos impunes ante la Ley. Promueve y defiende la implementación de la justicia indígena, Velásquez ha estimulado justicia selectiva, y generado mayor división entre etnias y razas. Sus políticas, y el creerse dueño y señor de Guatemala no permiten al presidente Jimmy Morales gobernar libremente, son un claro impedimento al desarrollo, y han llevado a Guatemala a que sea degradada por el S&P de BB+ a BB- (por inestabilidad política, específicamente, siendo esa calificación importante para la atracción de inversión extranjera). Guatemala es hoy día el penúltimo país en atraer inversión extranjera, solo ganándole a Venezuela. De estos “logros” debemos agradecer a Velásquez y a su principal promotor, Todd Robinson.

Así que esto de OPIC si es de aplaudirlo y sobre todo, de aprovecharlo. Espero que tantas mentes creativas chapinas logren préstamos para generar productividad, empleo, y con ello, progreso y desarrollo para ellos y las comunidades que se vean beneficiadas. Esperemos que CUC, CONIC y demás parásitos no se opongan a estas inversiones.

.
.