El Siglo

La Tierra es plana

Esto puede parecer absurdo para la mayoría de personas, sin embargo, existen quienes sostienen que la Tierra es plana. Ellos son los miembros de la “Flat Earth Society” (Sociedad de la Tierra Plana). Esto cobra relevancia esta semana cuando el magnate Elon Musk, pregunta en redes sociales: —¿por qué no hay una “Flat Mars Society” (Sociedad de un Marte Plano)? Y recibe la respuesta de la “Flat Earth Society”, indicando que no existe, porque a diferencia de la Tierra, se ha observado que Marte es redondo.

Es curioso que pese a existir todo tipo de información y pruebas científicas que demuestran lo contrario, o sea, que la Tierra es redonda, existan personas que están convencidas de lo contrario. Los Ateos podrán decir que igual de ilógico es la existencia de Dios, pero, si bien nadie tiene pruebas científicas de que Dios exista, tampoco hay pruebas científicas de que no exista. Por lo tanto, podemos justificar el dogma de fe de quienes creen en Dios. Y como nos lo demuestra el ejemplo de la «Sociedad de la Tierra Plana», los seres humanos decidimos creer en algo, aunque no exista justificación lógica o científica alguna. Pareciera que es parte de nuestra humanidad.

“Yo no digo que no tengamos estos ideales como metas, pero a la hora de llevarlo a la práctica tenemos que ser un poco más realistas”.

Lo anterior lo traigo a colación porque, a mi criterio, quienes consideran que se pueden crear sistemas de gobierno puros, entiéndase, comunismo, socialismo, capitalismo, anarquismo, etc., tienen la misma rigidez mental de quienes aún consideran que la tierra es plana. Si bien todos quisiéramos vivir en ese paraíso perfecto que se adecúe mejor a nuestros valores, el ser humano no ha evolucionado lo suficiente como para poder vivir en un sistema de esa naturaleza. Cuando leo lo que el socialismo espera del ser humano, entiéndase, «altruismo y renuncia del individuo a favor del colectivo» o bien la «responsabilidad individual» que aboga el libertarianismo, pienso que estamos hablando de razas de seres humanos completamente distintas. La mayoría de personas que habitan el planeta no es ni altruista ni responsable. La razón por la que las «Dictaduras democráticas» están de moda, es porque muchos individuos aún buscan un papá que les diga que es lo que deben hacer y cómo deben comportarse.

Yo no digo que no tengamos estos ideales como metas, pero a la hora de llevarlo a la práctica tenemos que ser un poco más realistas. La gran mayoría de seres humanos aún vive y actúa mediante a sus instintos, siendo la convivencia en sociedad y las leyes lo que ha logrado civilizarnos, pero es ingenuo pensar que con un poco de educación y una mejor calidad de vida podremos eliminar esos instintos. Les pongo un ejemplo, los pedófilos existen en todas las religiones, todas las razas, todos los países y en todos los niveles socioeconómicos.

Y ahora aterricemos esto a Guatemala, en dónde se ha creado una lucha entre el «bien y el mal». El bien y el mal son definidos de forma subjetiva y todo dependerá del lado en el cual nos encontremos. Como cada grupo considera que tiene la razón absoluta, se opone a negociar con el otro. Y los pocos que no se dejan llevar por dogmas y alzan la voz, son inmediatamente atacados y se convierten en el enemigo de todos. Hemos llegado a tal extremo que ya no se puede ni criticar la mediocridad. La situación del país es caótica, cada día las cosas están peor y no van a mejorar hasta que se logren consensos que planteen soluciones realistas. Pero como Guatemala es un experimento social de los países desarrollados y acá nos vienen a implantar sistemas poco realistas, ya solo hace falta una ONG que nos venga a decir que la Tierra es plana.

.
.