Home > Ciencia y tecnología > Google pierde la batalla de la privacidad

Google pierde la batalla de la privacidad

Google

El gurú de la ciberseguridad Bruce Schneier ya explicaba en su último Data and Goliath cómo los usuarios de Internet hemos perdido la batalla de la privacidad. Los grandes de la tecnología utilizan los datos de los usuarios para ofrecernos más y mejores servicios. Para ello necesitan toda la información que puedan conseguir a costas de la actividad registrada en sus navegadores, servicios y aplicaciones.

De todos los monstruos de Internet, Google es la empresa más desprestigiada, la forma brusca con que persigue y recolecta día a día más datos sobre cada persona y lo que la rodea está llegando a límites inimaginables. Esto provocó que haya ganadores y perdedores en esta particular guerra por la privacidad del usuario. Lo que condena a Google es su modelo de negocio, el cual está centrado completamente en la publicidad. Pero la publicidad es personalizada, por lo que Google debe conocer casi por completo a cada persona, en ese afán el navegador más usado del mundo recolecta a diario más y más información.

En los últimos meses la persecución de Google por los datos ha sido evidente y ampliamente notoria. Si lo ha notado, el navegador lo persigue cuando realiza compras, cuando se comunica, cuando da un paseo (incluso si no tiene activado el GPS) o cuando usa su red WiFi. Lo cierto es que parte del problema es que la gente asume que, al usar el buscador de Google, su navegador Chrome o su cuenta de correo Gmail cede parte de su privacidad para que Google pueda seguir ofreciendo productos y servicios.

Por otro lado, el problema más grande es que Google (como otras muchas empresas) fracasa rotundamente en su forma de comunicar qué información recolecta y qué información no, y con qué propósito. También fracasa a la hora de proporcionar información sobre cómo desactivar las opciones para proteger la información y qué consecuencias tendrá para el usuario, por lo que mucha gente obvia la protección de su privacidad y desconoce qué datos está cediendo y cómo le afecta ello.

Como en toda batalla existe un ganador y un perdedor. En esta oportunidad la gran ganadora es Apple. La empresa liderada por Tim Cook se ha convertido en adalid de la privacidad, mientras que aquellas empresas que dependen de Android (Samsung, LG, Xiaomi o Sony) se ven arrastradas por los efectos colaterales de la codicia de información de Google (y la suya propia). Al final los más afectados son los usuarios.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com