El Siglo

Lorena Cáceres, actriz guatemalteca destacada

Nacida en cuna de artistas, Silvia Lorena Cáceres Calderón llegó al mundo el 14 de octubre de 1968. Su madre es pintora, varios de sus tíos son artistas, como Joaquín Orellana y es nieta del escritor José Calderón Salazar. Por lo que desde pequeña hubo en ella la chispa de expresarse, de demostrar su talento. “Desde que tengo uso de razón me ha gustado el arte en todas sus manifestaciones”, expresó Cáceres.

Desde muy pequeña se inclinó por la pintura y a los 9 años empezó sus estudios alrededor de ese arte. En 1977 estudió Educación Estética y de 1979 a 1982 cursó en la Escuela de Arte AMARES. De 1982 a 1984, artes plásticas en la Universidad Popular. Y de 1987 a 1991, diseño gráfico en la Universidad Rafael Landívar y aprendió las técnicas de crayón, tinta, airbrush, lápiz y papel, entre otras.

Pintó desde siempre e incluso recibió algunos premios por sus obras. Una de sus reconocidas fue una caricatura de Cantinflas, que hizo a los 18 años. Empezó a trabajar desarrollándose como diseñadora gráfica y a los 19 años tuvo a su único hijo. Entre el trabajo y criar a su pequeño, el tiempo para seguir desarrollándose en la pintura se fue desvaneciendo hasta que desapareció, por lo que dejó de lado el arte por unos años. No obstante, gracias al maestro Efraín Recinos volvió a pintar a los 38 años.

Realizó varias exposiciones de arte y entre ellas destaca una exposición de pinturas que hizo acerca del Quijote de la Mancha. En 2011 preparó una exhibición colectiva en el Teatro Miguel Ángel Asturias. Debido a la influencia de Recinos, ella es miembro fundador de la Asociación Efraín Recinos y en 2012 presentó dos exposiciones en su homenaje. Ese mismo año, además formó parte de Alebrijes (arte en papel) en la Embajada de México.

Trabajó como pintora y diseñadora gráfica pero nunca se desempeñó como actriz pues no tenía la experiencia en esa rama del arte. Pero por accidente, como ella lo cataloga, su vida dio un giro. Cuanto ella tenía 45 años, su hijo tenía un casting para una obra de teatro, pero por cuestión de horarios no pudo asistir, por lo que Lorena Cáceres decidió demostrarle que no había edad para lograr los sueños y realizó la audición y para su sorpresa fue seleccionada, desde ese entonces su carrera como actriz dio inicio.

Lorena Cáceres creía que solo realizaría un musical, pero luego de hacerlo “el teatro la atrapó”. De 2014 a 2015 formó parte del grupo El Musical con la dirección de Guillermo Monsanto y fue instruida en la música y el canto por Herman Mey y en el baile por Fredy Corado. Actuó en varios musicales como Mama mía y Amor y Desamor. En simultáneo empezó a hacer café teatro junto al actor y director Rolando Portillo Lanuza. Realizó comedias musicales como Hay mamita, qué mamita; ¿Quién diablos es Carlos Pérez?, y Todas tienen lo mismo.

Este 2017 ha sido un año de éxitos para Cáceres. En julio fue seleccionada para realizar el cortometraje Boxes, el cual se presentará el otro año en festivales en Estados Unidos. Y en agosto fue reconocida como artista nacional al recibir un diploma por parte del Ministerio de Cultura y Deportes (Micude), la medalla de la Orden del Arte Cultural Arte Sanate y un premio por parte de la Biblioteca Nacional.

“Yo me di cuenta que la vida nos puede sorprender, puedes descubrir que hay cosas para las que pensabas que no tienes el talento, pero sí lo tienes. No hay nada que no puedas hacer. Estamos hechos de polvo de estrella, científicamente comprobado. Cada ser humano nació para brillar”, añadió la destacada actriz.

.
.