Home > Editoriales > La paz es tarea de todos

La paz es tarea de todos

///
Comments are Off
editorial

La Guatemala que relatan los grandes escritores laureados como Miguel Ángel Asturias, Pepe Milla, Virgilio Rodríguez Macal, Luis Cardoza y Aragón, Mario Payeras, El Bolo Flores y otros grandes de la literatura está muy lejos de lo que hoy día se observa, hemos destruido con nuestro accionar diario, la magia que envolvía a nuestra nación, se ha desaparecido producto de la cultura de violencia que más se asemeja hoy día al inframundo relatado en el Popol Vuh, en el cual es un suplicio la vida que los guatemaltecos comunes y corrientes viven en su salida al trabajo, estudio o cualquier actividad que implique enfrentarse a la realidad que acecha en las calles.

Los relatos de miedo o las historias de la calle donde tu vives de Héctor Gaitán, se quedaron cortos al observar hoy día el aparecimiento de cuerpos desmembrados, los asesinatos de pilotos de buses, las extorsiones y otra serie de males que diariamente constituyen la realidad que ya rebaso a la imaginación en este bello país del realismo mágico, en donde la muerte por balaceras y asesinatos pasa como algo común y corriente en la vida cotidiana, en la cual se hace hasta morboso ver diariamente cuerpos tirados en cualquier lugar de la ciudad que otrora fuera la TACITA DE PLATA.

¿En que momento y por que razones perdimos los guatemaltecos nuestra cultura de paz y hermandad? ¿En dónde quedó aquella paz que se respiraba en los años 60 en algunos lugares de la ciudad de Guatemala? ¿En dónde quedó el mundo como flor y como invento de la selva guatemalteca? Que relataba Mario Payeras.

¿Hasta cuándo? podremos convivir en esta cultura de guerra no declarada, en este suplicio que implica hoy día la aventura de salir a las calles de Guatemala, sin que las autoridades encargadas de la seguridad actúen verdaderamente y dejen de engañar a la población, haciéndoles creer que están trabajando para mejorar las condiciones de seguridad.

¿Hasta cuándo? las autoridades encargadas de la persecución penal y la administración de justicia actuarán sin buscar los casos mediáticos y, se dedicarán realmente a actuar conforme a derecho y cumplirán con sus verdaderas obligaciones.

¿Hasta cuándo? La institución del Procurador de los Derechos Humanos velará por los derechos de los ciudadanos comunes y corrientes y dejará de proteger a la delincuencia, dedicándose a responder por el bien común y no por sus allegados ideológicos.

Cuando los guatemaltecos tomemos conciencia del papel que nos corresponde jugar como ciudadanos y, asumamos un papel proactivo en la vida cotidiana, estaremos entonces en capacidad de ejercer nuestra ciudadanía y podremos exigir nuestros derechos y cumplir con nuestras obligaciones para mejorar nuestras condiciones de vida y legar un mejor país a nuestra niñez.

Mientras no asumamos nuestras responsabilidades y cumplamos nuestras obligaciones, mientras sigamos en la cultura de violencia y el dejar hacer, dejar pasar. No estaremos en capacidad de construir una mejor nación. Es tiempo de actuar, no de manera reactiva, sino de manera proactiva, participemos en la construcción de una nueva cultura de paz y concordia, reconciliación y construcción de un mejor mundo para nuestros hijos.

Por una nación libre, justa y solidaria.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com