Home > Mirilla indiscreta > El mundo no alcanza

El mundo no alcanza

Amílcar Alvarado Nisthal es un buen amigo, por cierto, el sufrido Director General de siglo 21, que se ha acostumbrado a torear animales furiosos que tratan de embestirlo todos los días, y sigue impávido y casi en el clandestinaje defendiendo esta publicación que continúa y continuará, cada vez más vigorosa, a pesar de los más de 21 enemigos que quisieran verlo enterrado.

Quizá no es mala idea que se llame solamente El Siglo, porque con el proceso de destrucción que nos anuncian el siglo 21, sus próximos ochenta y tres años, sería milagroso si logra sobrevivir a este apresurado retorno a la era de las cavernas…y los cataclismos .

El Siglo21 podría ser el último
Se me ha hecho costumbre concertar con don Amílcar, la ilustración del artículo, y mejor si ya pensé el contenido del mensaje central, que con mis contertulios dominicales abordo y comparto con ustedes.

Persigo que se reduzca a una imagen, que pretende enfatizar la idea central que surgirá de este canutero, transformado alternativamente en máquina de escribir, ordenador, computadora, teléfono que acepta dictados y los transforma en textos, en fin, en los productos tecnológicos de ese desenfrenado transitar de la humanidad, que lo llevó de aprisionar el fuego para usarlo en su propio beneficio sin salir huyendo ante el estruendo y devastador efecto de los rayos.

Y así avanzar, dejando de pensar que la tierra era plana. Que los mares terminaban en cataratas que caían al vacío del espacio infinito. Que los monstruos mitológicos estaban con sus fauces abiertas esperando al primer valiente que se lanzara a sus aguas. Y, a través de los siglos, empezó a revertir el temor a ser exterminado por su entorno, a buscar la dominación del ambiente y verse a estas alturas, sólo que por cuenta propia, en el mismo riesgo inicial de ser exterminado… pero ahora, producto de sus propias acciones.

Aquel mundo que se lo tragaba como indefenso ser viviente, transformado en su apetecido bocado, que satisfaciendo su gula parece insuficiente para saciar su diabólico apetito y aún dándose cuenta, se lo ha comenzado a tragar sin pensar que va a suceder cuando se acabe… Los seres humanos comiéndose su único hábitat en medio del universo impulsando su propia extinción.

Con su habitual buen humor la pregunta que me hizo don Ambrosio, un vecino amable. El primero que llega y no se va sin ver arrasada le mesa de las viandas, siempre con gran cordialidad, para no ser excluido de la invitación.
¡Eso de que se acabe el mundo, me preocupa don Edmundo¡ – exclamó y después de meditarlo, con cara de gula- continuó- Con su conocimiento don Edmundo… ¿usted piensa que alcanzará algo para mí?

No le quise contestar pero me alentó que pensara en él como individuo en un mundo lleno de colectivos, que en nombre de su grupo esperan una tajada de lo que creen un inmenso pastel.

¡Hay tantos colectivos con derechos don Edmundo- me decía Jorge Mario Melgar, presidente de un colegio de profesionales- que cada día son menos los que se cuentan con la obligación de contribuir y trabajar para satisfacer las crecientes pretensiones y necesidades –

¡Nosotros queremos¡ ¡Nosotros necesitamos¡ ¡Nosotros exigimos¡…¡quién jodidos da…don Edmundo… ¡casi me gritaba, doña Tranquilina Paz, abanicando y meciendo a su muchachito que entre los brazos parecía un semáforo en miniatura por el calor que lo abrumaba, cuando ella me reconoció en un atasco provocado por unas veinte personas ,que en nombre de su hambre… pero al parecer cobrando por su día, nos la hicieron pasar a todos. Sed, rabia, ganas de hacer pipi y también lo otro. En su caso decía, desesperación en el autobús que perdió horarios y más pasajeros, y por añadidura fastidiaron también a los asaltantes que esperaban kilómetros más adelante. Todos con excepción de los manifestantes perdieron ese día.

Los veinte hombres de campo, posando para la prensa y televisión, atravesando unas tablas con clavos en medio de la carretera, pidiendo la renuncia del Presidente, del congreso, de los jueces por no decidir la orden de captura contra los descendientes de don Pedro de Alvarado y lo más importante, exigiendo en nombre de los Mayas que les devuelvan las tierras que por afinidad étnica con aquellos pobladores el juzgado de extinción de dominio no las ha expropiado y repartido entre los pretendidos herederos.

¿Y quién les hizo toda esa historia? Se atrevió a preguntarle don Evelio Poca Sangre, al exaltado vecino de un pueblo de occidente que no respondió a su pregunta, porque no pudo apartar su mirada, del infame espectáculo que ocupaba su atención.
Con los ojos inyectados de morbosa excitación acompañaba con movimientos involuntarios de los brazos, los azotes que un su paisano y una mujer, propinaban alternativamente al jefe de la policía del lugar por sospechoso de tener parentesco de un supuesto malhechor, aplicando la Justicia Ancestral y de paso demostrando el Derecho de regresar a práctica primitiva de aplicar el látigo en la plaza pública.

¡Pero es mucho más serio… que caricaturizar esos eventos que como epidemia maligna prosperan en medio de esta anarquía creciente- puso seriedad en un velorio donde todo lo transformaban en chiste los ya buenos amigos, que antes no se conocían mucho y que se han hecho íntimos, de tanto asistir a esos eventos funerarios.
-Todos estos hechos nos indican que algo anda mal o todo está peor de lo que imaginábamos – demandó atención Sergio Juvenal Castañeda Aguirre, sereno profesional del derecho que con frecuencia le inyecta seriedad a las conversaciones más insulsas.

-¡Frente a la indiferencia de la mayoría¡ -insistió – ¡que ignoran o desconocen si estos fenómenos sociales decadentes y contradictorios responden al signo de los tiempos¡ ¿o serán acaso el producto ingrato de operaciones sistemáticamente planificadas y ejecutadas para sembrar la incertidumbre y frustrar cualquier decisión radical que busque nuestro desarrollo?
-Es evidente que en otros continentes naciones dependientes, pobres y con recursos similares o menos que los nuestros se han transformado en poco tiempo en las sociedades de vanguardia con indicadores sociales, económicos, políticos y esencialmente culturales- que nos provocan vergüenza, aludió un hecho real- reflejado en las economías emergentes y en plena expansión como muchas asiáticas – enfatizando – Que decidieron honrar su pasado construyendo un futuro diferente – recalcó.
En tanto nosotros insistiendo en estimular nuestra dependencia eterna –nos recordó- El decadente y ancestral amasiato e histórico concubinato con la discordia, la pobreza, la desesperanza y la añeja confrontación entre nosotros ignorando sus sangrientas consecuencias? – entremezcló su preocupación con la reflexión
No es posible- continuó – que no nos demos cuenta que estamos en la era del conocimiento. Y mientras unos avanzan victoriosos partiendo de situaciones y recursos menos abundantes que los nuestros y han dado el gran salto hacia la liberación económica, política y social, partiendo de la visión y práctica de la cultura del conocimiento aquí se propone repartir pobreza y sembrar la ignorancia para garantizar una suficiente cosecha de esclavos para el resto de un mundo cuyos intereses se nutren más…siempre y cuando garantice que por estos lares continuemos compitiendo con los burros… diciéndonos revolucionarios y rebeldes… pero fundamentalmente burros – finalizó iracundo.

¡El mundo muy pronto estará dividido en dos civilizaciones¡ ¡los que apostaron al conocimiento partiendo de situaciones parecidas o peores que las nuestras¡ ¡ y son ejemplo de desarrollo económico y bienestar social¡ ¡ O quienes asentando sus ilusiones en el arado de bueyes, mulas y siembras de subsistencia, decidan como destino la miseria de sus pueblos ¡ – sentenció seguro
¡O tomamos la decisión de dar un gran salto hacia adelante replanteando nuestro modelo educativo nacional como la más urgente de las inversiones ¡- Hizo la primera admonición
¡Nos percatamos que nuestro desarrollo está en recordar nuestro pasado para evitar sus errores no para imitarlo ¡pronunció la segunda admonición-
-¡Enflorar nuestros próceres y héroes históricos como fuente de inspiración para valorar lo hermoso de nuestra propia existencia, asumiendo, que con mejores recursos e instrumentos tecnológicos que los que ellos tuvieron y rompieron las barreras de su pasado proponiendo un futuro diferente para nuestro tiempo. Sin embargo nosotros, insistimos, tardía y extemporáneamente, en ser próceres del presente, reviviendo el pasado que ellos mismos superaron, en lugar de aspirar a ser pioneros como ellos, buscando un futuro mejor- sentenció una tercera admonición…concluyendo
¡Si hubiera sido a la inversa¡ ¡en lugar de construir nuevos hogares, se habrían inmolado en la batalla defendiendo su cuota de cavernas en las montañas¡- propuso el interesante planteamiento.

– Esa cultura del conocimiento que se abre frente a nosotros generosa y promisoria se debe entender como una escala superior para honrar el pasado y vivir prósperos y libres en el futuro- volvió a insistir en el tema
-Hemos asumido la comodidad del despojo de bienes ajenos, proclamándolo nuestros… como si el tiempo no fuera el surgimiento de nuevos actores del acontecer histórico en su presente- hizo otra retadora reflexión
-Sí como resabio de las contradicciones ancestrales que nos sumieron en la disputa de derechos que no forjamos y se nos olvidan las obligaciones surgidas de nuestro propio ciclo existencia… se nos puede ocurrir reivindicar derechos sobre áfrica que según la tradición científica fue el origen del movimiento migrante de los seres humanos.
¡Devuélvanme África Usurpadores ¡gritaré sentado desde américa empujando para atrás a quienes vinieron de Asia a través del Estrecho de Bering hace aproximadamente doce mil años cuando estaba congelado y era transitable. La evidencia genética que fundamenta esa teoría nos confirma que todos los habitantes de nuestra generosa tierra pertenecen a esa corriente de migrantes de la tierra que aún hoy, frente al infortunio, siguen buscando nuevos derroteros y pacíficas formas de vivir en sociedad.

¡Somos los dueños del mundo y de nada¡¡Somos dueños de nosotros mismos y fundamentalmente de nuestro conocimiento, la única forma de escapar de quienes a través del tiempo buscan la forma de tener esclavos y de los Zánganos de la colmena que encontraron la forma de vivir del trabajo de las laboriosas abejas, sin contribuir en nada ¡- ilustró el peculiar ejemplo
-¡Pero en la sociedad contemporánea, pareciera que los Zánganos quieren substituir a la abeja reina sin poner los huevos y tampoco reproducir trabajadores ¡- quiso redondear la idea por comparación
– Y una sociedad que reproduce Zánganos termina con los derechos de los demás haciendo valer derechos… sin derecho ni obligaciones…Esa sociedad parasitaria termina por comerse el panal y secarlo – concluyó el dramático ejemplo
– Es que somos bastante antinaturales don Edmundo- Intervino Etelvina… estudiante de arquitectura y amante de las artes creativas
Aquí sembramos maíz, lo vendemos por quintal para comprar poporopos más caros en bolsita– inició su razonamiento.
– Los que cosechan café, lo venden por quintal y lo compran por gramos transformados en bebida de lujo- continuó
– Somos aquellos que nos disputamos el celular de última generación pero ignoramos cómo y porqué funcionan… mucho menos como se fabrican… somos los que queremos bonos sin trabajar…y trabajar poco y ganar más. Típicamente humano don Edmundo – hizo una pausa – pero ignoran que para ganar más hay que saber más – elemental mi querido Doctor Watson- decía Sherlock Holmes frente a las verdades verdaderas- contesté mentalmente sin proferir palabra.
-Tienen razón razonó Eduardo que les escuchaba con particular atención – Somos tan de al tiro ignorantes y malinchistas – comenzó apelando a una expresión típicamente chapina pero en creciente desuso- que fácilmente adoptamos el lenguaje de moda descartando el usual para sentirnos a la moda – reclamó- agendando, visionando, aperturando, accesando, pasando por lo que es..llegando a donde lo que es…y saliendo de lo que es…en lugar de: Poner en agenda…viendo…abriendo, accediendo… y más fácil llegando a al gimnasio… en lugar de lo que és el gimnasio y el colmo… Que le digan que el menú tiene lo que son carnitas… lo que es chimichurri o lo que és carne asada.
¡ Pero mire don Edmundo como somos de malinchistas¡ ¡ En una famosa chocolatería de la zona 10 en el menú anuncian que desde hace muchísimos años descubrieron el mejor chocolate del mundo… el suizo…y nos lo trajeron para que tuviéramos la oportunidad de degustarlo… olvidando y agrediendo nuestro ancestral orgullo de haber parido el cacao y su chocolate en américa… ¡Pero tienen Razón…¡ Nosotros les mandamos nuestro cacao y ellos nos lo devolvieron lindamente envuelto y elaborado…se los dimos por centavos…y ellos nos lo vendieron en euros- concluyó la indignada jovencita
¡La magia del conocimiento, que aún ahora, de trabajador esclavo, disfruta y lo inducen a pelear por seguir siendo esclavo¡
Operación bien planificada y en exitoso desarrollo por la indolencia y complicidad de quienes se ofrecieron y disfrutan trabajar por los intereses extranjeros.
Seguramente triunfaremos sobre quienes apuestan y se apuntan jubilosos, al rompimiento del Estado de Derecho y el florecimiento de la Anarquía, que enfrentemos el futuro con la sabiduría y pragmatismo que exige esta horrible transición planetaria que pone a prueba el ingenio humano para prosperar y al mismo tiempo alimenta la perversidad inmersa en las profundidades de ese indescriptible cerebro humano. Depositario del inimaginable potencial creador y destructor de nuestra especie. Sabiduría y Salvajismo anidando en el mismo espacio craneal de quien luce pacífico y tranquilo en un instante, inmisericorde y cruel capaz de realizar sin remordimientos los más monstruosos crímenes. Ese que consciente dispara sobre la cabeza de un desconocido a quién tiene que asesinar por instrucciones del jefe de la clica. Y en otra fase y en otro cuerpo, medita sobre las posibilidades de curar las enfermedades o encender una veladora para elevar sus oraciones al creador.
Ese individuo que en grupo se transforma en una multitud de linchadores… pero ese mismo grupo que siempre tiene a un individuo que llama a la reflexión inteligente y constructiva.

Cuando los individuos se transforman en masa pierden la identidad personal y casi siempre la cordura.
Cuando las masas se transforman en la suma de todos sus individuos en ejercicio de la libertad y en busca de la justicia. Siempre estructuran un mundo de normas Jurídicas, Morales, Éticas y de comportamiento Social.
Son esas sociedades de individuos libres, las que conocen la voluptuosidad peligrosa de las masas y deciden construir el Estado de Derecho… el de leyes y legitimidad, que controla el instinto humano y lo transforma por imperio de la ley…en un mundo de derechos y obligaciones.
Los zánganos que quieren sólo derechos… son enemigos del progreso, la paz, la convivencia convenida en la ley que se acepta como el gran Pacto Social para que trabajemos todos en beneficio de todos.
Vivir en un Estado de Derecho, debe contar con hombres y mujeres que por convicción exijan sus derechos pero firmemente convencidos que tienen que cumplir con sus obligaciones.
Los Jueces que generan de manera irresponsable la fantasía criminal de otorgar derechos como dioses, animar la anarquía fomentando la aplicación de una ley que no está fundada en el derecho, son indignos de tener semejante responsabilidad moral, ética y jurídica.

Una sociedad que fomenta los zánganos, asegura la destrucción del hogar social, sacrificando a la mayoría por temor, cobardía, incapacidad o lo más triste por mandato de un imperio superior al reinado de su conciencia personal, y responsabilidad profesional, compromiso ético y jurídico en el desempeño de sus sagradas funciones.
Ese es un zángano disfrazado de Juéz.
Tenemos la oportunidad de que Guatemala y ojalá el mundo alcance para todos… En poco tiempo en el tiempo de los tiempos los zánganos terminaran siendo los esclavos de quienes encontraron que en su cerebro está la fuente de su realización como individuo y como sociedad.
La otra opción, comernos nuestra propia casa y esa, estoy seguro, no alcanzará.

 

 

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com