El Siglo

Vecinos de exalcalde en fuga van a la cárcel en Venezuela

Agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) detuvieron en los últimos días a casi una veintena de civiles sin mayores explicaciones, algunos de los cuales fueron liberados en corto tiempo, por su presunta vinculación con la fuga del excalde de Caracas Antonio Ledezma.

Entre los apresados y luego puestos en libertad están personas con cargos administrativos en Residencias Villa Magna, condominio situado al este de la capital en el cual vivía el político en régimen de prisión domiciliaria, por sus diferencias con el Gobierno de Nicolás Maduro.

El presidente de la junta del condominio Ignacio Benítez; el vigilante Jairo Atencia; el conserje Fran Borges y el encargado de la empresa proveedora de las cámaras de seguridad, Nelson Texeira, fueron capturados por los agentes del SEBIN y obligados a prestar declaración por lo ocurrido el pasado 17 de noviembre.

Todos estuvieron recluidos en El Helicoide, sede de ese cuerpo policial de Inteligencia, sin que quedara claro el motivo de las detenciones. Mas este miércoles siete de los ocho civiles arrestados fueron puestos en libertad, y sólo quedó interna la gerente de Finanzas de la Alcaldía Metropolitana de Caracas, Carmen Catalina Andarcia.

Todavía no existen precisiones acerca de los cargos imputados a la funcionaria, una de las 15 personas -entre agentes policiales y extrabajadores- de la sede edilicia caraqueña que también fueron detenidas por su eventual colaboración en la evasión de Ledezma.

“La vida es un componente de muchas cosas, pero para que sea vida hace falta amor y humor. De eso sabe bastante el director del SEBIN. No tanto de amor, pero sí de humor, le gusta jugarle algunos chistes a la oposición. Hoy se nos escapó Antonio Ledezma… ¡Quedó pendiente lo que tú sabes!”, declaró Maduro, después de conocerse el escape del exalcalde.

Desde entonces, la vivienda del político es registrada a diario por policías encargados de encontrar algún rastro de conspiración, y la coacción a los vecinos es evidente. Todos evitan dar declaraciones a la prensa y algunos aseguran que “tenemos órdenes de no decir ni una sola palabra”.

Poco después que Ledezma violara el régimen de casa por cárcel al que estaba sometido y huyera hacia Colombia, de donde logró trasladarse a España, varias fuentes denunciaron la detención de una veintena de personas en el entorno del dirigente opositor venezolano.

.
.