Home > Columnas > En el marco del VII Congreso Nacional de Producción más Limpia

En el marco del VII Congreso Nacional de Producción más Limpia

Columnista

La Producción Más Limpia (P+L), fue introducido en 1989 por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y por la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI),  como una respuesta a la interrogante ¿Cómo la industria puede avanzar a un desarrollo más amigable con su entorno?.  En este sentido la ONUDI la define como  “una estrategia preventiva integrada que se aplica a los procesos, productos y servicios a fin de aumentar su eficiencia y reducir los riesgos para los seres humanos y el ambiente”.

Derivado de la conferencia de la ONU sobre  Medio Ambiente y Desarrollo de 1992, el PNUMA y la ONUDI desarrollaron proyectos para el impulso de estrategias de prevención de la contaminación en países en vías de desarrollo. Dentro de estos proyectos se apoyó el establecimiento de centros y programas de producción más limpia en 42 países con el objetivo de brindar asistencia a países en desarrollo y con economías en transición para asegurar una mejor ventaja competitiva y el acceso a nuevos mercados utilizando esta estrategia ambiental.

Según la metodología implementada por la ONUDI y el PNUMA para el establecimiento de dichos centros,  los mismos se establecerían en instituciones pre-existentes, que ofrecen apoyo y respaldo a las nuevas entidades, de esa cuenta en la región latinoamericana, el 47% de los centros se ubican en instituciones de carácter privado (cámaras empresariales, asociaciones profesionales, fundaciones), frente al 29% de centros situados en un ente público, y el 24% en instituciones académicas (Universidades y centros de investigación).  En mi opinión este último modelo es el más funcional.  

“En el caso Guatemala, esta herramienta se promovió a partir de la creación del Centro Guatemalteco de Producción Más Limpia (CGP+L) en 1999”

En el caso Guatemala, esta herramienta se promovió a partir de la creación del Centro Guatemalteco de Producción Más Limpia (CGP+L) en 1999.  Dicho centro fue establecido a través de la cooperación técnica y  financiera de ONUDI, PNUMA y la Secretaria de Asuntos Económicos de Suiza y conto con el respaldo de la Asociación de Azucareros de Guatemala, la Universidad del Valle de Guatemala  y la Cámara de Industria.

De 2009 a 2011 el gobierno de Guatemala, en cumplimiento a los compromisos adoptados en CAFTA – DR,  brindó un mayor impulso a la promoción de la producción más limpia, dada la alineación de diversos elementos y por el apoyo financiero de USAID para promover estas prácticas en diversos sectores económicos, especialmente en pequeñas y medianas empresa del interior del país.

En este sentido el MARN  y USAID, publicaron en el año 2010 el  “Estudio sobre la promoción de la transferencia y asimilación de tecnología de producción más limpia” en el cual a través de estudios de caso se afirma que las empresas que implementan  un programa de P+L  en sus procesos de producción, obtienen diversos beneficios económicos, productivos, sociales y ambientales, entre otros.  

En 2010 se impulsa el diseño de la Política Nacional de Producción Más Limpia, la cual es aprobada, mediante el acuerdo gubernativo número 258-2010 del gobierno de la República, en un esfuerzo conjunto entre el MARN, el CGP+L, y la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo.

Gracias al  apoyo financiero de USAID y la gestión de las autoridades del MARN de ese entonces,  la producción limpia vivió sin duda una de las mejores épocas en las cuales se impulsó esta temática en el país, sin embargo finalizados los recursos financieros de USAID y con los cambios de autoridades en el gobierno, el radio de acción de la producción más limpia se volvió a reducir de nuevo a un estrecho círculo.

En este sentido celebro este séptimo congreso y exhorto a los organizadores hacer una seria reflexión del devenir de la institucionalidad de esta temática en el país, puesto que esta estrategia ambiental es de los pocos instrumentos reconocidos mundialmente con los cuales puede lograrse el tan ansiado equilibrio entre economía, ambiente y sociedad.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.