Home > Actualidad > Incautación de cocaína en 2017 supera año anterior

Incautación de cocaína en 2017 supera año anterior

///
Comments are Off
171117 INCAUTACIÓN DROGA

En el gobierno de Álvaro Arzú se decomisaron 30 mil 559 kilos de alcaloide. A 59 días de que se cumplan dos años de mandato de Jimmy Morales, se alcanza el 81.6 por ciento del esfuerzo por alcanzar la cifra de confiscación.

.

Cifras oficiales de la Policía Nacional Civil (PNC) indican que entre el 1 de enero y 4 de noviembre de este año han sido incautados 12 mil 505 kilos de cocaína en diferentes partes del país, lo cual representa un aumento en el decomiso del referido alcaloide para el año anterior.

En el 2016, los esfuerzos antinarcóticos dieron como resultado la confiscación de 12 mil 427 kilos de la referida droga, según datos consolidados para ese período.

Derivado de los avalúos realizados por la Subdirección General de Análisis de Información Antinarcótica (SGAIA) de la PNC, la cocaína incautada tiene un valor de Q1 mil 284 millones 811 mil 222. Se estima que las cifras pueden subir debido a que aún faltan 45 días para que finalice el año.

En promedio, cada kilo de cocaína incautado tiene un valor de Q102 mil 743, aunque el costo real varía dependiendo de la calidad y pureza del estupefaciente.

El último operativo en el cual se incautó una gran cantidad de cocaína se desarrolló el pasado 15 de noviembre en el kilómetro 162.5, Gualán, Zacapa, donde las autoridades detuvieron en un predio municipal un cabezal que jalaba un furgón.

Después de hacer la respectiva supervisión al vehículo, se determinó que tenía un doble fondo, en el cual se escondían más de 200 kilos de cocaína.

El transporte provenía de Nicaragua e ingresó al país por la frontera con Honduras, en El Florido, Camotán, Chiquimula, donde fue revisado el pasado lunes, según la documentación. Pero en esa ocasión no se localizó el cargamento de estupefaciente.

Se estima que la droga incautada en ese procedimiento tenía un valor mayor a Q3 millones.

En el informe elaborado por la SGAIA se detallan otros tipos de droga que han sido ubicados en distintos operativos, realizados en inmuebles o en medios de transporte que se encuentran en tránsito o aparcados.

Las acciones contemplan la ubicación de plantaciones de amapola, así como la quema de los cultivos. De esa manera, las autoridades destruyeron 419 millones 994 mil 278 matas.

Cada planta localizada costaba en promedio Q25, y el total de lo destruido asciende a Q10 mil 424 millones 856 mil 950.

También fueron destruidos varios sembradíos de marihuana, los cuales alcanzaron a seis millones 33 mil 286 matas. El valor estimado del total de plantas erradicadas fue de Q2 mil 262 millones 482 mil 250. Cada una habría costado Q375.

GOLPE AL NARCO

Han pasado 22 meses en los cuales se ha desarrollado el gobierno de Jimmy Morales, y las cifras de incautación de cocaína señalan que se han arrebatado 24 mil 932 kilos de la referida droga a distintos grupos criminales.

El primer año de la actual gestión dejó resultados de 12 mil 427 kilos del alcaloide y para este año se ha reportado un incremento de 78 kilos.

Esa cifra alcanza el 81.6 por ciento del total de decomisos realizados durante el mandato de Álvaro Arzú, del 14 de enero de 1996 al 14 de enero del 2000, cuando los esfuerzos dejaron 30 mil 558 kilos del referido estupefaciente arrebatados a organizaciones dedicadas al narcotráfico.

171117 INCAUTACIÓN DROGAInfografía: Siglo.21 / Sandra Hernández

Incautaciones de cocaína en 21 años.

Para la celebración de los 20 años de la PNC se informó sobre las acciones antinarcóticas y el rango de efectividad que se tuvo en cada uno de los gobiernos desde 1996.

Arzú ocupa el primer lugar en combate contra el narcotráfico. En segunda posición figura el período compartido por Otto Pérez Molina y Alejandro Maldonado Aguirre, el cual dejó 17 mil 954 kilos incautados, seguidos por Alfonso Portillo con 17 mil 741 kilos, Álvaro Colom con 14 mil 728 kilos.

En último lugar figura Óscar Berger, cuyos esfuerzos fueron mínimos, de acuerdo con los datos oficiales de la Policía, cuyos consolidado señala que entre el 14 de enero del 2004 y el 14 de enero del 2008 se decomisaron 10 mil 547 kilos de cocaína.

El año en el que hubo menos actividad contra el desarrollo del narcotráfico fue el 2006, con la incautación de 281 kilos de la referida droga. Para ese momento, la PNC ya tenía 10 años de funcionar. Y el año con mejores resultados fue el 2016.

El año pasado se destacó que durante ese tiempo se quitaron 103 mil 955 kilos ­–103.95 toneladas– del referido estupefaciente a organizaciones del narcotráfico guatemaltecas, las cuales tienen relación con grupos colombianos y mexicanos. Esa entidad sustituyó a la extinta Policía Nacional, según el mandato de los acuerdos de Paz.

OTRAS ACCIONES

En lo que va del año han sido detenidas dos mil 831 personas vinculadas distintas actividades del tráfico de drogas, entre quienes figuran transportistas, vendedores al menudeo y consumidores.

También fueron decomisados 252 vehículos valorados en Q7 millones 560 mil, tres aeronaves cuyo costo asciende a por lo menos Q6 millones, 18 embarcaciones con un valor de Q1 millón 800 mil.

El informe manifiesta el hallazgo de armamento, municiones y explosivos de distinto tipo, el cual es valorado en Q810 mil 895, entre lo que se detallan 149 armas de distinto calibre, cuatro mil 565 municiones, 168 tolvas y seis granadas.

En los operativos antinarcóticos también fue localizado dinero en efectivo de distintas nacionalidades, y se señala que fueron incautados Q8 millones 277 mil 117.85, US$3 millones 403 mil 538 –unos Q27 millones 228 mil 304–, 737 mil 511 lempiras –unos Q368 mil 755.50–, y 1 mil 218.25 pesos mexicanos –unos Q974.60–.

 

NARCOTRAFICANTES USAN MÉTODOS MÁS SOFISTICADOS

El analista en crimen organizado y narcotráfico David Martínez-Amador explicó que durante los últimos años los grupos del narcotráfico han diversificado su manera de operar.

¿Cómo ve la evolución que las estructuras del tráfico de drogas han experimentado en los últimos años, en cuanto al traslado de los ilícitos a los diferentes destinos?

Las modalidades de trasiego se han hecho cada vez más sofisticadas. Esto se aprecia con mayor énfasis en los contextos donde las rutas de tráfico no son claras y donde la necesidad es proteger la mercancía tanto de grupos rivales cómo de las autoridades.

¿Cómo analiza el beneficio que los países de la región, y específicamente Guatemala, puedan tener con las incautaciones de droga? 

Lograr las metas de incautación previstas tiene mayor importancia cuando los países son dependientes de la cooperación estadounidense o se encuentran permanentemente a la espera de tratos favorables en materia de política migratoria por parte de Estados Unidos (EE. UU.) Evitar la descertificación es la forma para abiertamente mostrar hacia el mundo –concretamente hacia EE. UU.– que dicho país no es un paraíso abierto y tolerante del tránsito de estupefacientes.  Pero esto presenta una amenaza: si el país en cuestión no tiene suficiente tecnología para destruir la droga incautada corre el riesgo de profundizar el proceso de corrupción institucional.

¿Cree que el uso de submarinos para el traslado de droga, ha aumentado en los últimos años? 

La ruta de  trasiego, concretamente el traslado desde Panamá a Costa Rica es una ruta eminentemente marítima. Qué tanto se trasiega en una de embarcaciones o submarinos, queda por definirse. Pero al ser la ruta marítima el incentivo está presente.

¿Considera que el uso de submarinos es más eficaz para el traslado, comparado con otras modalidades, como el doble fondo en furgones, entre otros? 

Es un modo de trasiego novedoso pero no deja de estar sujeto a enormes riesgos. Los submarinos utilizados por el narco no pueden someterse a demasiada profundidad porque no son submarinos regulares y eso permite ser detectados. Navegar en aguas profundas con esta tecnología artesanal es un enorme riesgo. El método se hace increíblemente eficiente cuando se transita por rutas donde literalmente se carece de embarcaciones para realizar incautaciones por parte de las autoridades –como el caso de Guatemala–.

¿Tiene conocimiento de otros métodos no tradicionales que han empezado a utilizar estas estructuras para el trasiego de drogas?

El uso de drones es la última novedad por parte de los narcotraficantes. Se sacrifica la cantidad de mercancía que puede introducirse para utilizar este tipo de métodos que hasta el momento son menos perceptibles sobre todo en locaciones alejadas o en áreas donde lo que tiene que sortearse son pedazos de muro o barda fronteriza construida.

.
.