Home > Pulso > Centroamérica y la continuidad del buen ritmo

Centroamérica y la continuidad del buen ritmo

///
Comments are Off
171116 CENTROAMÉRICA PULSO

Por: Claribel Méndez

Centroamérica continuará liderando durante los dos próximos años el crecimiento económico en América Latina y el Caribe, a pesar de un entorno internacional incierto y de la desaceleración del consumo privado y la inversión por la concurrencia de múltiples factores.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) espera que la zona istmeña alcance los 3.4 puntos porcentuales al concluir diciembre y que termine con 3.5 el 2018. Sin embargo, respecto a Suramérica la proyección es que logre un alza del 0.7 por ciento este año y para el próximo llegue a los 2 puntos, lo cual la mantendría por encima del desempeño del Caribe (0.3 a 1.9).

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) muestra una mayor confianza en las posibilidades de crecimiento de Centroamérica. A juicio de los especialistas de ese organismo financiero esta subregión  rondará los  3.8 puntos porcentuales durante este año y ascenderá a 3.9  en el venidero.

De ese modo, estima el FMI, los países centrales dejarán atrás a todos los de América Latina y el Caribe, área que en su conjunto crecerá apenas 1.2 por ciento para 2017 y 1.9 en 2018.

Panamá, con grandes habilidades probadas para el comercio, es visto como el eventual líder de la región central. En tanto, El Salvador reafirma su condición de pulgarcito, ya no sólo por su reducida extensión territorial sino también por mostrar la actividad más baja de toda esta zona.

171116 CENTROAMÉRICA PULSO
UNA MIRADA MÁS ABARCADORA

Durante media década los factores que más afectaron a la economía de América Latina y el Caribe fueron la caída de los precios de la canasta básica de exportación y el débil aumento del volumen de las ventas. Mas CEPAL espera que este año aumente el valor de los envíos de bienes y servicios al exterior a 10 por ciento. Ello incrementará las oportunidades de un alza en el Producto Interno Bruto (PIB).

Promover el capital humano, invertir en tecnología, incentivar más las exportaciones y atraer la inversión extranjera directa mediante políticas y estrategias públicas y privadas a largo plazo, con objetivos concretos bien trazados, generará un cambio y alentará el despliegue del sector exportador, consideran los expertos de la dependencia de la Organización de Naciones Unidas. A su vez señalan que las importaciones pudieran generar un incremento del 7 por ciento.

El informe Perspectivas del Comercio Internacional de América Latina y el Caribe recuerda que la inseguridad en los ámbitos macroeconómicos, tecnológicos y geopolíticos a nivel internacional, crea reacciones que afectan directamente esta área geográfica y por lo tanto pueden impactar considerablemente las finanzas de cada región. De tal suerte, sería más difícil retomar los avances perdidos.

Por otro lado, el documento señala que los envíos a China y Asia encabezarán la recuperación de las exportaciones de 23 a 17 por ciento, de manera respectiva. De concretarse esa estimación quedaría superada la venta de bienes y servicios a Estados Unidos, por mucho tiempo el principal socio de la región, y a otros países del continente.

Otra de las esperanzas alentadas por CEPAL es el eventual repunte de 10 por ciento en cuanto al comercio intrarregional, lo que afectará de manera favorable especialmente a América del Sur y ofrecerá más oportunidades a la exportación de manufactura, así como a otros productos de mayor elaboración.

Pero mientras esta parte del mundo goza de cierto ambiente de bonanza en términos económicos, aunque no al nivel de otras épocas, la vieja Europa muestra una ligera tendencia a la baja. Si bien es posible que alcance un nivel de crecimiento de 6 puntos porcentuales, esto no será suficiente para revertir las secuelas del deterioro experimentado en los últimos años.

La economía de la eurozona mantuvo un tímido crecimiento en el tercer trimestre del año. Sin embargo, los precios de productos como el alcohol, el tabaco y la alimentación experimentaron un ascenso de 2,4 por ciento, frente al 1,9 por ciento anterior. Paralelo a esto la tasa de desocupación bajó, mas las diferencias continúan marcadas de uno a otro país y conflictos internos -como el suscitado en España, por la determinación separatista de los líderes catalanes- comienzan a airear las dudas con relación a los buenos augurios.

.
.