Home > Columnas > Keynes en el Presupuesto 2018

Keynes en el Presupuesto 2018

///
Comments are Off
NUEVO

Antes que termine el mes debe aprobarse por parte de los diputados del Congreso de la República el proyecto de Presupuesto para el 2018 presentado por el Ministro de Finanzas Públicas.  Es un presupuesto influido por las políticas keynesianas que tanto daño han causado a la humanidad.

John Maynard Keynes fue uno de los economistas más famosos y de los más influyentes que ha tenido la humanidad.  Su primer libro, “Las consecuencias económicas de la Paz” fue una crítica certera a las sanciones impuestas a Alemania en el Tratado de Versalles.  Pero el libro más conocido de él fue “La Teoría General del empleo, interés y dinero”.  No voy a entrar en detalles aquí, pero en el justificaba la acción del gobierno a través de un mayor gasto público para lograr el pleno empleo aún a costa de mayor endeudamiento y déficits presupuestarios (contrario a lo que los economistas clásicos sostenían en cuanto a mantener un gobierno pequeño y balanceado).  Al final, las teorías keynesianas causaron desequilibrios macroeconómicos, inflación, desempleo y malas inversiones en todo el mundo.

Hace dos días escuché al Ministro de Finanzas explicar que el presupuesto estaba más grande en gastos y también en endeudamiento porque pretendían reactivar la economía del país con ese mayor gasto.  Que dado que estamos en la parte baja de un ciclo económico era importante hacer este esfuerzo de endeudamiento.  En pocas palabras el gobierno tenía que gastar más y eso haría que la economía mejorara.

Discrepo totalmente con esta idea keynesiana contra-cíclica.  Al final, las políticas keynesianas se volvieron permanentes y lo que gasta el gobierno deja de gastarse en el sector productivo.  Esto porque la deuda la tenemos que pagar con impuestos en el futuro, se afectan las tasas de interés y el tipo de cambio, y el gasto del gobierno es ineficiente y derrochador además que sigue la corrupción en muchas de las entidades del mismo.

Al contrario de Keynes, Friederich Hayek, premio nobel de economía, amigo de Keynes pero a la vez crítico de sus teorías, destaca el ahorro y la frugalidad en vez del gasto y el derroche.  El ahorro es la clave para un mayor crecimiento económico.  Sólo si hay ahorro, abstención de consumo, se puede construir sobre una base sólida.  El ahorro implica que la gente se abstiene hoy de consumir y guarda parte de sus ingresos los que sirven para que inversionistas puedan usarlo, a un interés menor (si hay mucho ahorro bajan las tasas) para enfrentar proyectos grandes y de largo plazo.   Sólo en base al ahorro verdadero la economía puede crecer fuertemente.  Esto para Keynes no era importante, si no había ahorro suficiente entonces había que emitir dinero, entre otras cosas.

De aprobarse el proyecto de presupuesto tal como está, el país se endeudará enormemente, como no lo había hecho antes, para usar parte de ese endeudamiento en funcionamiento.  Aunque esto está prohibido así se ha estado usando hasta ahora.  Los ingresos están sobreestimados lo cual implica un fracaso anunciado desde ahora mismo.  Luego se quejan que no llegan a las metas tributarias en ingresos puesto que siempre lo sobreestiman.

Guatemala no está para probar teorías fracasadas.  Está en un momento crítico en el que debe ordenar la casa, reduciendo el gasto en aquellas cosas que no son propias de ningún gobierno, que no son su función básica y reforzar las que son fundamentales como la seguridad y la justicia.  La reactivación de la economía tiene que ver más con la certeza ante la ley, la protección a los derechos individuales de la propiedad privada, la vida y la libertad.

TEXTO PARA COLUMNISTA

.
.