Home > Columnas > Unas palabras para la juventud

Unas palabras para la juventud

COLUMNISTA

Un gran porcentaje de la población guatemalteca está integrada por los adolescentes y la juventud que se caracterizan por ser grupos llenos de mucha ilusión, con proyectos de vida personal y profesional, deseosos de contar con oportunidades laborales para poner a prueba sus conocimientos adquiridos a través de la formación escolar. Cierto, al hablar con la juventud se identifica diversidad de posturas según lugar de origen, grupo de pertenencia, oportunidades de desarrollo al alcance, en fin, los jóvenes piensan en seguir estudiando en la universidad, tener algún trabajo y ser parte de los cambios políticos que se desean alcanzar.

La juventud comparte en su comunidad el contenido de sus sueños como por ejemplo tener un país libre de violencia, sin hambre ni desnutrición, sin pobres y con alta formación para que todos aporten al desarrollo del país. Los jóvenes sueñan con un país donde se vive la democracia y la justicia, y en este contexto prefieren aportar ideas y llevar a la práctica la organización de grupos juveniles para la práctica de deportes, grupos para el análisis político, organizar grupos por la seguridad de la comunidad y artistas de todos los gustos. La población adulta debe hacer un gran esfuerzo por escuchar y comprender los sueños de la juventud y es nuestra obligación acompañarles para que concreten sus sueños. Pero la juventud debe tener presente la práctica del respeto a las personas mayores.

La curiosidad y deseos de conocer llevan a la juventud a indagar acerca del quehacer de distintas instituciones de la comunidad, cuestionan a los partidos políticos, interrogan a los líderes y lideresas de la comunidad, buscan las causas y efectos de la ausencia de oportunidades para la juventud, analizan porqué hay exclusión y racismo, qué factores hacen que no se cumplan los derechos humanos en general. Un buen hábito de lectura de documentos que contengan los problemas y oportunidades que padecen y que se presentan a la juventud ayuda a formar un cuadro de posibilidades para la construcción de un mejor futuro.

La juventud se enfrenta a distintos hechos críticos que lamentablemente en muchos casos son parte de las comunidades, por ejemplo, la drogadicción, la violencia tanto en casa como en las comunidades, ausencia de espacios para la diversión, el alcoholismo, la falta de práctica de valores y la pérdida de elementos culturales debido a la presencia de medios que van teniendo presencia en la localidad. Pero en este marco contextual, la juventud debe procurar, con el apoyo de personas adultas, a asumir un estilo de vida que le ayude a vivir bien y libre de problemas que limitan el futuro prometedor. Es obligación de la población adulta tener las mejores condiciones para que la juventud cuente con el apoyo que tenga como objetivo alcanzar las metas de vida que se proponen y con buena dosis de alegría, salud y abundantes energías.

La juventud de hoy debe aprender a trabajar en lo que más le guste. El trabajo es la actividad que permite obtener algunos ingresos que servirán para financiar la formación en alguna profesión, obtener algún dinero para viajar, divertirse sanamente, conocer otros países y apoyar el desarrollo personal y familiar. Saber ahorrar es una práctica que asegura reaccionar con algún recurso en el momento menos esperado y es muy sano que los jóvenes cuenten en su haber el fruto de sus esfuerzos porque siempre habrá hechos que necesitan de un dinero extra. Las generaciones adultas deben propiciar a la adolescencia y a la juventud de prácticas que les permita crear mejor futuro.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com