Home > Columnas > Llamamiento a dignificar del juez

Llamamiento a dignificar del juez

ACTUALIZACION FOTO

Los jueces de Guatemala son parte de los jueces pobretones de Latinoamérica, pues es uno de los países que peor paga. El sistema de remuneración sólo supera a Nicaragua y Honduras.

Guatemala ofrece escasos incentivos y falta a la recomendación del Estatuto Universal del Juez sobre una “remuneración suficiente para asegurar la independencia económica”.

Los salarios de jueces son bajos en comparación a los más de 10,000 dólares que ganan los jueces en Brasil y México. Sin embargo, al efectuar un cotejo salarial con otras instituciones del sector público se evidencia injusticia.

Por ejemplo con el Ministerio Público, ahí se goza entre otros bonos el: laboral alterno, extraordinario, antigüedad mensual, reyes, vacacional, de mérito, de noviembre y un catálogo amplio de licencias con goce de salario. Poseen un fondo de inversión en la que esa Institución aporta la mayoría.

Disfrutan licencias médicas con goce de salario hasta por un año; gastos funerarios por muerte del trabajador y por muerte de cónyuge, hijos o padres, por un monto de veinte a tres mil quetzales respectivamente, becas de estudios para los menores hijos en caso de fallecimiento del trabajador, el beneficio de un seguro de vida con una póliza mínima de cien mil quetzales, y la disposición de vehículos, gasolina, líneas telefónicas.

Todos estos incentivos laborales definitivamente no lo poseen los jueces. La ayuda económica para servicios funerarios y el monto post mortem, es de seis y ochenta mil quetzales, respectivamente. El bono de antigüedad es una asignación anual de doscientos cincuenta quetzales por cada año, la jubilación no será mayor a cinco mil quinientos, cualquier licencia por suspensión médica con goce de salario es por un máximo de dos meses, sin considerarse una extensión de ese plazo por enfermedades graves.

El juez chapín no devenga un salario competitivo y acorde a su responsabilidad y méritos, generalmente no se le brinda seguridad, no posee un teléfono institucional, vehículo, ni gasolina y cuando enferma gravemente, atraviesa un verdadero calvario para hacer frente a sus obligaciones económicas si su estado de salud no le permite reincorporarse a sus labores dentro de los dos meses y si fallece resigna a su familia a una situación económica precaria por los escasos beneficios y bajos montos de las ayudas.

Se evidencia la inequidad salarial del Organismo Judicial frente a otras instituciones del sector justicia, que forma un sistema de remuneración perverso porque no blinda al juez en su independencia judicial, favoreciéndose la parcialidad e impunidad.

El Estado de Guatemala debe invertir en la justicia, designando un mayor presupuesto para que la función jurisdiccional sea una oportunidad laboral atractiva que aplique un salario análogo a la mayoría de Latinoamérica o sector justicia.

El juez generalmente desempeña su función por convicción, pero es forzosa la dignificación salarial para impedir que el dinero sea un fuerte atractivo para vender resoluciones.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com