Home > Columnas > Negocio redondo

Negocio redondo

///
Comments are Off
COLUMNISTA

Según un estudio de junio 2014 de la entidad Chapines Unidos por Guate, el gobierno de Noruega ha enviado fondos a CODECA desde los 90s, supuestamente encaminados al mejoramiento de las comunidades que se dicen representar, para promover la reforma agraria y la nacionalización de las hidroeléctricas. Interesante que quién financia estos principios es una nación en la que el 90% de las hidroeléctricas son estatales, produciendo aproximadamente 122 Twh del total de 128 Twh, y si bien producen tanta energía, por alguna razón exótica, tienen una deficiencia en la distribución de energía en el centro de Noruega. O sea, no todo es color de rosa en ese paraíso, pero quieren imponer su misma fórmula en Guatemala y para ello financian entes nefastos como CODECA.

Su asistencia oficial es definida por su Parlamento, el cual se basa en los parámetros siguientes para otorgar su ayuda: gobernabilidad democrática, derechos humanos, desarrollo sostenible y manejo de recursos naturales. Todo eso suena muy bonito, muy puntual y muy de acuerdo a nuestras necesidades como país. El pueblo noruego también envía asistencia monetaria a través de ONGs noruegas que inclusive tienen acceso a los fondos de la Agencia Noruega de Cooperación. El origen de todo el dinero es totalmente rastreable, lo interesante sería que fuera igualmente transparente a dónde van a dar esos fondos. Manda ayuda a través del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), del Alto Comisionado de Naciones Unidas, y del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), que se enfoca más que nada en los programas de “hambre cero” y en ayudar a las poblaciones maya, xinca y garífuna a tener acceso a la tierra, recursos naturales y el ambiente, luchar contra la discriminación, promover la justicia de transición, a la aplicación del Convenio 169, y apoya la justicia ancestral y otras características culturales. Adicionalmente, los noruegos quieren que tengamos “el” sistema de educación bilingüe que ellos quieren en Guatemala, y que no es precisamente impulsar el inglés. Todo dentro de su denominado “Programa Maya”.

Partiendo de lo anterior, vemos que la “ayuda” de los noruegos va encaminada a mantener a Guatemala en el más profundo atraso. Apoyar que se siga aplicando justicia ancestral es apoyar flagelaciones, apedreamientos, que quemen viva a la gente, que la macheteen, que la encierren en calabozos estilo medieval, etc. O sea, muy moderno y del siglo 21. Consideran racismo el tratar de educar a los indígenas para que no se de el incesto, no casen niñas menores de edad y no sigan violando y promoviendo la procreación de menores nada más porque ya les llegó la menstruación, y eso que apoyan APROFAM. Eso es abuso infantil, en países civilizados como Noruega. Ah, pero ellos aquí si lo promueven. Ironía, el dinero noruego ayudó a que muriera un niño de 4 años que iba con sus padres en una camioneta de línea a su tratamiento médico. Quien esté a cargo del manejo de fondos de Noruega para Codeca debiera estar mortificado con esto, si tiene dos gramos de decencia y si es que se enteró del crimen. Y pregunto, ¿alguien será procesado por esta muerte, este crimen? Porque eso es lo que es, un asesinato involuntario.

Quieren que se aplique el Convenio 169, que aún no se tiene ni reglas claras de como hacerlo porque para variar, cualquier cosa que es dejada a la burocracia tarda una vida en salir-terminar de ser diseñado, pero está bien, nos comprometimos y debemos aplicarlo. Magnífico. Ahora bien, si el Registro Nacional de las Personas (RENAP) dice que en x lugar no hay x pobladores de x etnia, pues no hay y punto. Debieran impulsar técnicas de cultivo que eliminen la tala y rosa de la mente de los agricultores indígenas, ya que hasta la FAO, que también es de la ONU, ya dijo que es lo peor para nuestros suelos. Me gustaría saber si están apoyando algo de esto.

Pues es en ese tal Programa Maya dónde entran a bailar los delincuentes de CODECA, y otras entidades no precisamente progresistas. Me pregunto, ¿estarán en crisis hoy con eso de que sus protegidos ocasionaron la muerte de un niño de 4 años porque no dejaron pasar el vehículo en el que se transportaba al hospital? O que, ¿el niño para ellos no tenía derechos humanos? No es la primera vez que muere alguien a causa de una manifestación de estos ilustres señores.

Ahora bien, hablando de plata, en concreto. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega dice en su página oficial que a CODECA nada más, le han dado a la fecha la módica suma de NOK 10,268,084 que equivaldría a US$1,257,060, que son poco más de 9 millones de Quetzales. Que han hecho con ese dinero, es lo que me preguntaría si fuera contribuyente noruego, público o privado. Obvio, a menos que en ese país el dinero crezca en los árboles y les importe un pepino quemarlo, o si su amor por la nacionalización sea tal que quieren imponer su modelo aquí cueste lo que cueste.

Para mientras, en Guatemala sin duda es negocio redondo ser oenegero. Le dan a uno plata de fuera, regalada, sin preguntarle para que la utilizó. Uno no le rinde cuentas prácticamente a nadie. En este país no paga impuestos por la ayuda recibida, no viene fiscalizado, ni nada. En resumen, uno hace lo que quiere con el dinerito que le regalan. Puede uno comprarse una Toyota blindada, vivir en San Lázaro en una lujosa casa, sin trabajar ni producir nada, sin correr mayores riesgos, y aún así, aparentar ser un pobrecito representante de gente que si es pobre y humilde, ingenua y manipulable. Descaro, absoluto.

TEXTO PARA COLUMNISTA
Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com