El plástico, la plaga del siglo