Home > Actualidad > La lenta investigación de los atentados del 13 de noviembre de 2015 en Francia

La lenta investigación de los atentados del 13 de noviembre de 2015 en Francia

///
Comments are Off
171105 ATENTADOS FRANCIA

Dos años después de los atentados islamistas que dejaron 130 muertos en Francia el 13 de noviembre de 2015, el único autor detenido se niega a hablar y quienes ordenaron los ataques siguen impunes.

Las investigaciones avanzan sobre la célula yihadista que los perpetró, de los cuales solo sobrevivió Salah Abdeslam, que está preso pero permanece en silencio.

¿EN QUÉ PUNTO ESTÁ LA INVESTIGACIÓN?

La captura de Salah Abdeslam no arrojó los resultados esperados: el exdelincuente de 28 años devenido yihadista ha callado desde que fue entregado a las autoridades francesas en abril de 2016.

Contra todos los pronósticos, pidió comparecer en un juicio previsto en diciembre en Bruselas sobre un caso vinculado a su huida tras los atentados, pero no se sabe si hablará durante ese proceso.

Una gran parte de los miembros de la célula responsable de los ataques del 13 de noviembre de 2015, al igual que los de Bruselas del 22 de marzo de 2016 (32 muertos) fueron abatidos o detenidos.

Se enviaron investigadores a toda Europa, Turquía y al Magreb para intentar reconstruir el conjunto de la red de complicidades que permitieron a esta célula infiltrarse en el flujo de migrantes durante el verano de 2015 y organizar atentados en Europa por orden del grupo Estado Islámico.

En total hay una quincena de sospechosos inculpados u objeto de órdenes de captura.

¿QUIÉNES SON LOS SOSPECHOSOS?

Además de Abdeslam, hay seis personas detenidas en Francia, incluyendo dos hombres sospechosos de haber sido encargados de participar en los ataques: Adel Haddadi, argelino, y Muhammed Usman, paquistaní. Los dos hombres, llegados desde Siria junto a dos de los kamikazes que se hicieron estallar cerca del Estadio de Francia en el norte de París, fueron detenidos en Austria un mes después de los ataques.

Tres allegados a Abdeslam, involucrados en su huida tras los atentados, y un hombre implicado en la falsificación de documentos utilizados por los yihadistas también están detenidos en Francia.

Bélgica detuvo a cinco sospechosos importantes, también requeridos por la justicia francesa. Uno de ellos, Mohamed Abrini, “el hombre del sombrero” de los atentados de Bruselas, fue brevemente transferido a Francia para ser inculpado.

El caso de Jawad Bendaud, procesado por haber alojado a Abdelhamid Abbaud, fue desvinculado, al igual que el de otros dos protagonistas, que serán juzgados por un tribunal de menor instancia.

Las investigaciones sobre el ataque contra el tren Thalys Ámsterdam-París, en agosto de 2015, pusieron en evidencia estrechos vínculos entre la célula yihadista y Ayub El Khazzani, neutralizado tras haber disparado y herido a dos pasajeros. Sin embargo, las dos investigaciones se desarrollan por separado.

El Khazzani confesó haber subido a bordo del tren por orden de Abaaud.

Por otra parte, Mohamed Bakkali, presuntamente encargado de la logística de los ataques del 13 de noviembre, detenido en Bélgica y reclamado por la justicia francesa, fue inculpado el martes en Bruselas, en el marco de la investigación belga sobre el ataque al Thalys.

LOS AUTORES INTELECTUALES

Una de las figuras clave de la red, Ussama Atar, fue identificado bajo el alias de Abu Ahmed, por uno de los dos hombres detenidos en Austria, como el que le dio la orden desde Raqa, excapital autoproclamada del grupo yihadista EI en Siria, desde donde presuntamente se planeó los atentados en 2015.

De doble nacionalidad belga y marroquí, ese hombre de 32 años, veterano de la yihad, es primo de los hermanos El Bakrui, que murieron como kamikazes en Bruselas, y hermano de Yassin Atar, detenido en Bélgica y también objeto de una orden de captura francesa.

Conversaciones extraídas de un ordenador de la célula permitieron comprender el “papel central” que desempeñó ese “emir” del EI en “la preparación de acciones violentas en Europa”, según los investigadores belgas.

Los jueces también lanzaron una orden de detención contra Ahmad Alkhad. Bajo ese alias se oculta el posible artificiero del grupo. Su ADN fue detectado en algunos cinturones de explosivos usados por los yihadistas de París.

La actual caída de los bastiones del EI en Irak y Siria hace pensar que podrían ser capturados vivos algunos protagonistas. Pero las probabilidades son mínimas. “Si los yihadistas mueren en esos combates, diría que tanto mejor”, dijo la ministra francesa de Defensa, Florence Parly, durante la caída de Raqa a mediados de octubre.

Con información de:  

.
.