Home > Columnas > EE. UU. se hace la víctima

EE. UU. se hace la víctima

NUEVO

Vale la pena, y mucho leer el ebook gratuito escrito por Brian Saady titulado ´America’s Drug War is Devastating Mexico´.  El texto es un publicación de la fundación Open Democracy y por suerte, es de acceso gratuito. Brian Saady es un periodista estadounidense, freelance que por más de una década ha investigado el crimen organizado, el mercado legal de las apuestas en EEUU (con su relación directa al crimen organizado) así cómo,   las mutaciones del mercado de mariguana en la Unión Americana.

Hay tres aseveraciones interesantes (así como lapidarias)  en este ´texto´.

La primera aseveración refiere a que los carteles mexicanos han incursionado en el mercado ilegal de combustible. Si bien no todos los grupos criminales han ingresado en este mercado donde lo que se hace es destruir / dañar infraestructura pública para luego robar el combustible,  al menos es claro que los Zetas, el Cártel Nueva Generación de Jalisco y el Cártel del Golfo participan de esta actividad ilegal.   Saady afirma también que  los Zetas son el grupo criminal líder con aproximadamente el 40 por ciento de la cuota de mercado ilegal. No hay en este documento una explicación al respecto de cómo los Zetas llegaron a adquirir esta presencia en el mercado ilegal de combustible pero cualquiera que conoce la ´historia narco´  de la última década sabe que los Zetas perdieron prácticamente el dominio de todas sus rutas de trasiego,  lo que les obligó a migrar a un nuevo mercado.   Se estima que diariamente 20,000 barriles de petróleo son extraídos ilegalmente (no sin contubernio con la paraestatal PEMEX).  Ante tal nivel de pérdidas,  el Estado mexicano ha desplegado más de dos mil efectivos militares en las zonas claves donde todos los días hay enfrentamientos armados.

La segunda aseveración crítica de este libro afirma que todos los cárteles de México se benefician de la extorsión. Incluso aquellas organizaciones que históricamente han jurado y perjurado que no hacen uso de ella (concretamente el cártel de Sinaloa).  La violencia que azota íconos del turismo mexicano como Acapulco se explica únicamente en razón que todos los comercios de la zona hotelera han caído bajo la mano negra de la extorsión..

La tercera aseveración es quizá, la más importante y la más llamativa.  En pocas palabras: ¿A quién debe culparse por el nivel brutal e irracional de violencia que un país como México sufre (ya por más de una década)?  Saady no se muerde la lengua para contestar esta pregunta.  La lógica del argumento es muy simple pero muy clara: Los carteles aprendieron a generar un nivel bestial de violencia no solamente porque sus ganancias les permiten adquirir infraestructura militar sin parangón.  Antes de ser carteles, fueron entrenados por Estados Unidos. Saady afirma precisamente:… ´´Irónicamente, la formación de Los Zetas surgió indirectamente de la intervención de Estados Unidos en la guerra contra las drogas. Los primeros miembros de Los Zetas crearon su organización poco después de recibir entrenamiento antinarcóticos en Fort Benning, GA.´´   Eventualmente las estrategias aprendidas fueron replicadas por la mayoría de carteles.   Y si a esto sumamos,  el fácil acceso al mercado de armas estadounidense,  ¿Quién es realmente la víctima? 

Si los Estados Unidos quiere jugar la carta de la víctima frente a su vecino mexicano esto no le queda nada bien.   Estados Unidos tiene una responsabilidad indirecta ( pero la tiene a final de cuentas) en lo que sucede dentro del territorio mexicano.    México es, sin duda alguna,  otro caso clarísimo donde la política exterior de los Estados Unidos ha fracasado perpetuando una estúpida estrategia militarista.

Ya va siendo la hora que EEUU acepte su responsabilidad en el desmadre mexicano.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.