Ni Guatemala ni Honduras quieren hacerse responsables por mar de basura