Home > Columnas > Hablemos de resarcimiento

Hablemos de resarcimiento

///
Comments are Off
COLUMNISTA

El otro día salió un meme dónde dicen que la ex Ministra de Salud, Dra. Lucrecia Hernandez Mack, se robó una cifra multimillonaria del Ministerio de Salud. Como me parece que cuando se ha ocupado un cargo de semejante envergadura y se rumoran cosas tan gruesas como esa, y soy de las que está convencida que la justicia en nuestra linda Guatemala no es ni justa ni imparcial, puse el meme diciendo que si es así, la investiguen. Según me indicaron el Ministro de Salud ya presentó o presentará la respectiva denuncia ante el Ministerio Público y si es así, espero ver el show de medios de prensa, los centenares de tweets y las correspondientes “rasgaduras de las vestiduras” de los periodistas que por menos de cien mil pesos han hecho tanta alharaca. Aquí estarían investigando Q3 mil millones así que si a alguien no le molesta que semejante cifra salga a bailar, pues que lo siento pero a mi me parece indignante.

Cuando lo puse en mi página, un par de comunistoides (porque algunos ni saben lo que es y ni lo que son, o son de armario) alegaron defendiendo a la Dra. Mack. Como suele suceder, leen pero no asimilan porque no entienden que el punto es que sea investigada, no que se le esté como hacen ellos con los que les caen mal, culpando a priori. En esas discusiones salió a bailar el tema del multimillonario resarcimiento que ha recibido Helen Mack y su familia por la muerte de la Antropóloga Myrna Mack Chang, que era guerrillera, en manos supuestamente de Noel de Jesús Beteta, un especialista del Ejército. Si la mató Beteta o no, quedará siempre en el aire por las supuestas declaraciones de otro guerrillero que dijo que había muerto en manos de su amante, otro comandante de la guerrilla. Claro, llama la atención que cuando empezó a circular ese rumor asesinaron a Beteta en la cárcel, y esas cosas lo dejan a uno pensando…

Pero mi punto no es quién mató a la Antropóloga, mi punto es que en esos entonces yo era una niña y no me siento responsable de ese asesinato. Entonces, en un país donde hay las carencias que hay, actuales, con gente de carne y hueso que muere de hambre, que carecen de educación, infraestructura, salud etc, me molesta que mis impuestos sirvan para pagar un resarcimiento del que no me siento responsable. Si yo le hago algo a alguien, pues debo afrontar las consecuencias de mis acciones, pero porqué debo hacerlo de algo que nada que ver conmigo. ¿Qué piensan ustedes los lectores? ¿Están de acuerdo con que sus impuestos sirvan para enriquecer a la familia Mack, como a tantas otras, por supuestos crímenes de guerra en manos del Ejército? Y a los asesinados por la guerrilla, ¿También les van a pagar resarcimiento? Ah, esos no, porque solo cuando es el Estado el asesino entonces se tiene “derecho” a resarcimiento.

Y así, queridos compatriotas, estarán sumidas hasta sus nietos en esa deuda multimillonaria con la Mack, las de Dos Erres, y muchas otras, pagando saecula saeculorum, porqué así lo decidieron en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en las cortes de jueces de izquierda en Guatemala, y porque así lo ordenan los países donantes (que no donan para pagar los resarcimientos). Que bonito.

Para esa gracia, que todos los indígenas le pongan juicio a la Corona de España y al pueblo español por la conquista, y los indios de las reservaciones en los Estados Unidos hagan otro tanto con su gobierno y los ingleses, irlandeses, italianos, alemanes, holandeses, etc que colonizaron los Estados Unidos de América. Y los mexicanos que le pongan demanda a los descendientes de los Habsburgo por “los daños” que causaron al fundar el Segundo Imperio Mexicano.

Babiecadas, idioteces, absurdo, abuso y aprovechamiento de parásitos sociales es lo que me parece todo esto. Los impuestos debieran servir para lo que el país necesita AHORITA y no para esas deudas morales ridículas. Si, no tengo parientes muertos en la guerrilla porque gracias a Dios mi familia era toda de derecha, y NO, no son militares aunque no lo aclaro por vergüenza, ya que yo agradezco a quienes se sacrificaron y aún lo hacen para que yo como usted seamos libres de insultarnos y decir lo que se nos venga en gana.

Porque es así. Si hubiera triunfado la guerrilla, ya quisiera ver sus páginas de Facebook y Tweeter. Seríamos a la cubana, comiendo lodo bajo el régimen comunista, ah pero contentos, seguramente.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.