Home > Columnas > Comedores escolares en San Marcos

Comedores escolares en San Marcos

Columnista

El neoliberalismo económico profundizó las diferencias económicas en todo el mundo. Guatemala no fue la excepción. La pobreza y el hambre aumentaron en muchos países desde los años noventa. Muchos gobiernos  desarrollaron Programas de Comedores Escolares para enfrentar este flagelo para que la niñez no pagara con sus cuerpos esta crisis de la cual eran y son sus víctimas. En Guatemala este problema también se dio y se vio aumentado con el déficit alimentario histórico que este país ha tenido desde siglos atrás. En la campaña electoral pasada algunos grupos preocupados por esta situación y por la cantidad de niños que mueren de hambre en Guatemala cada año, se dieron a la tarea de plantear una solución para este problema a nivel nacional. A pesar de que los resultados electorales no fueron favorables a nivel nacional, el Programa de Comedores Escolares  fue realizado por el Diputado de San Marcos,  Julio César Longo, logrando  en este año 2017 excelentes resultados.

.

Reflexionando sobre este programa y sobre los objetivos alcanzados, lo primero que se puede anotar es que sí es posible resolver problemas tan urgentes y complejos como este, si se tiene la voluntad política, apoyado por instituciones como la FAO, Ministerio de Educación, Municipalidades e instancias de gobierno local. Es cuestión de hacerlo. Es una vía para asegurar una población sana y fuerte, fuente  del capital humano a formar en este país. Pero además lo más importante que puede tener cualquier nación es una población sana, educada y trabajadora. Esto es lo que proponen los derechos humanos a los que le apuestan instituciones como la Iglesia católica y personalidades como el Papa ante el los grandes carencias que sufren los más pobres.

Como antecedentes sobre este proyecto en Guatemala, tradicionalmente lo que ha existido  es la denomina Refacción Escolar que distribuye una escasísima  cantidad de dinero por estudiante. Dado que este recurso ha sido insuficiente, se promovió una iniciativa de Ley en el Congreso de la República en el mes de Febrero de 2015, orientado a elevar el número de Quetzales para beneficiar de mejor manera a la niñez guatemalteca. Entre sus ponentes se encuentran el ex diputado Hugo Morán, a diputados como  Marco Aurelio Pineda, Julio Cesar Longo, Nery Samayoa y Sofía Hernández entre otros. Esta iniciativa fue conocida un año más tarde y se aprobó en el mes de octubre de 2017. Lo que se traduce es que a partir del año 2018, la asignación por alumno será de tres Quetzales y para el 2019, de cuatro. En la misma iniciativa se estableció que el 50% de los productos  a consumir sean de origen local, con pertinencia cultural. Bajo estos lineamientos, en San Marcos, como Plan Piloto se iniciaron este año los Comedores Escolares, para lo cual se han capacitado 3. 800 madres de familia con el apoyo de INTECAP. Se establecen dietas balanceadas (nutritivas) con productos de la zona como malanga, zanahorias, acelgas, plátanos, etc. La cobertura alcanzada es de 100 mil niños.

Dentro de la complicada situación nacional  este es un paso fundamental para demostrar que si es posible resolver los problemas nacionales. Este gran ejemplo debe  replicarse en todos los departamentos.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.